A la industria del automóvil le ha funcionado el chantaje a Zapatero. Habrá ayudas, si no hay extinción de contratos

El Gobierno se compromete a que las ayudas al sector del automóvil se den si no hay más despidos. Zapatero sigue imbuido por el efecto «Alicia». Los sindicatos son convocados a la mesa que articulará las ayudas; «Lito» y Felipe López, asistirán al reparto de los postres

 

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado de los ministros de Trabajo y de Industria, Celestino Corbacho y Miguel Sebastián, respectivamente, analizó el futuro del sector con los secretarios generales de las federaciones del Metal de CCOO, Felipe López, y de UGT, Manuel Fernández ‘Lito’ el que mece las manos, una reunión «satisfactoria», según fuentes sindicales, cómo no
 

 

 


Zapatero anunció la semana pasada en el Congreso un Plan Integral del Automóvil, financiado con 800 millones de euros, dentro del paquete de medidas para reactivación de la economía.

 
El Gobierno se ha comprometido este martes con las federaciones del Metal de CCOO y UGT a vincular las ayudas a las empresas del sector del automóvil con que éstas mantengan sus plantillas y no presenten expedientes de regulación de empleo (ERE) que supongan la extinción de contratos, informaron los sindicatos.

 
Según fuentes sindicales, el Gobierno se ha comprometido a estar «muy atento y vigilante» a los posibles ERE, para que no reciban ayudas públicas las que despidan trabajadores.
 
Otra de las peticiones que formalizaron los sindicatos es que se «potencie» el uso generalizado del contrato de relevo de las plantillas, así como, que las financieras automovilísticas también puedan participar en las subastas de compras de activos, de tal forma que obtengan liquidez para seguir dando créditos a los compradores.

 

Otro chantaje más que ha funcionado con Zapatero

 

El Gobierno da marcha atrás en su plan de rebajar los aranceles de notarios y registradores, era una medida de ayuda a las pequeñas y medianas empresas que, si no se movilizan urgentemente, pagarán en solitario la mayor porción de la crisis.

 

La Federación de Asociaciones de Notarios de España (FEDANE) expresó su «malestar» y aseguró que la reducción de aranceles «podría desestabilizar el equilibrio y la paz laboral» de sus despachos, «que dan trabajo a cerca de 40.000 personas. Puestos a comparar, la pequeña y mediana empresa aporta el 80% del total de los puestos de trabajo en España.

 

De seguir así, «la paz laboral», con esta crisis, este gobierno y estos sindicatos subvencionados, dentro de tres meses, será una quimera.

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *