Balfour-Netanyahu en la limpieza étnica de Palestina ¿y después?

El judaísmo, de principio a fin, una fe religiosa asociada con una vida volcada en ganar dinero; la expresión decisiva se resume en la frase “Los judíos se han emancipado en la medida en que los cristianos se han convertido en judíos”

 

Los colaboracionistas siguen lo marcado por la Declaración Balfour: robar Palestina y “normalizar” el robo. El robo de Palestina conllevaba la limpieza étnica, y eso es lo que han hecho. La colonización sionista apoyada por el imperio de entonces, Inglaterra, y de ahora, EEUU, busca que el crimen de lesa humanidad sustituya al Derecho Internacional, derecho de los pueblos a su soberanía, a su independencia, a su libertad.

Normalizar la expulsión del pueblo Palestino es además la eliminación de la justicia y la igualdad ante la Historia que en su avance nos puso a los conquistados frente a frente a los enemigos de los avances sociales y políticos para la Humanidad. Ya no somos esclavos, súbditos, servidores, especie subhumana, quiéralo o no el (estado) ente racista judío, la lucha por los Derechos de los pueblos nos ha hecho mejores ante el mundo, y ellos han escrito su propia biografía como genocidas. De ahí que la normalización de la vuelta atrás en la Historia, a los tiempos oscuros en los que se hacía desaparecer a un pueblo, no sea admisible. Volver al tiempo de Balfour es lo que quiere el ente israelí, esa casa de negocios que hoy se afinca en las fuerzas más reaccionarias lobbysticas de EEUU, las fuerzas imperiales del dinero, las dedicadas a corromper a sus propias sociedades, a sus poblaciones, dedicadas a untar con el dinero, ese es su valor moderno, a jeques, príncipes y gobernantes que lo cogen a cambio de entregar o vender lo que no es suyo. Quienes niegan los órganos de paz y justicia buscan a los avariciosos, capaces de trasegar con las vidas y la historia de otros, llevar al martirio al pueblo que reclama su derecho a existir, y lo hace resistiéndose al sionazismo, nada menos.

Los intereses del régimen estadounidense no van a cambiar porque los represente un empresario o un financiero, lo único que cambia son las multinacionales que pasan a primera fila, así lo tienen previsto, y los beneficios que esperan sacar de la violencia y destrucción de Oriente Próximo irán a manos de quienes se encuentren con Netanyahu o cualquier otro sionazi puesto para la ocasión, cada equipo nuevo tiene el método que más haya practicado. Una pregunta: ¿Morirá el prisionero Maher Al Akhras? ¿lo van a matar de hambre? ¿va a hacer algo por salvarle la vida la banda que decida tras las elecciones en EEUU? Entonces, ¿por qué no dedicar tiempo y medios a salvar la vida del prisionero palestino que lleva hasta hoy 100 sin comer en lucha por su libertad? Desde el día 3 se realiza un ayuno solidario internacional convocado por organizaciones defensoras de los Prisioneros Palestinos.

. Netanyahu, el racista oficial de occidente imperialista en Próximo Oriente, el de la limpieza étnica, declara que hacer respetar el Derecho Internacional, que tiene aprobado que los asentamientos coloniales en tierra Palestina, eso, es limpieza étnica. El idiota, desde Grecia Antigua, es aquel que no se entera de nada, que no se preocupa de lo que ocurre, y es quien acompaña las peores amenazas a los seres humanos que hacen frente a las injusticias, y Netanyahu, al que los judíos lo tienen metido en juicios por corrupto y ladrón, se presenta con piel de cordero; lo suyo siempre ha sido llorar y matar, su historia es la historia de un ser enemigo de la Ley que dispone el entendimiento entre los pueblos, ahora dice que detener los crímenes de guerra, hacer que desalojen el territorio que han invadido causando miles de muertos, heridos, y todo tipo de desgracias, ese acto de justicia lo llama limpieza étnica. Solo los ignorantes, los denominados por los griegos como idiotas, se lucen diciendo barbaridades o haciendo fundamento de verdad los cuentos mitológicos. Las palabras de Netanyahu, el pensamiento que las impulsa vienen con el método de su padre Joseph Goebbels. ¿En qué tiempo estamos que el cínico, el asesino, dispone de la violencia y emplea el cinismo, y aun así encuentra gobernantes que se ocultan tras la cortina de silencio, echan tierra a los ojos de los pueblos y los ponen a adorar el becerro de oro y al ente imperial que para ser imperio aplica un régimen que es copia actualizada del nazismo? Qué tiempos estos en que lo más despreciable reina.

. Denuncien la Declaración Balfour, el Mandato Británico, la Partición de las Naciones Unidas y cada uno de los pasos que han dado continuidad a los crímenes del sionazismo. ¿Las víctimas son los sionazis? Pongámoslo en medio de la lucha contra el racismo en EEUU, ¿la víctima es Trump? ¿el representante que bloquea a 60 países del mundo y encubre a Netanyahu con su Robo del siglo y haciendo que públicamente jeques, príncipes y gobernantes corruptos vayan en fila a apuñalar al Pueblo Palestino. Y aquí entra en la guerra el ejército dedicado a la falsificación de noticias, la propaganda de Goebbels, vean un ejemplo en una parte del origen de la situación actual: A partir de la guerra de los Seis Días, las principales organizaciones judías de EEUU se consagraron en cuerpo y alma a consolidar la alianza estadounidense-israelí. Para la LAD esto supuso poner en marcha una amplia operación de vigilancia interna vinculada a los Servicios de Inteligencia de Israel y de Sudáfrica. El espacio informativo concedido a Israel en The New York Times aumentó espectacularmente a partir de junio de 1967. En el índice de este periódico se ve que en 1955 y 1965 los asuntos israelíes ocuparon columnas de 60 pulgadas. En 1975, ese espacio había aumentado a 260 pulgadas. “Cuando quiero sentirme mejor -reflexionaba Wiesel en 1973-. leo las noticias sobre Israel en The New York Times”. Párrafo del capítulo Holocausto empieza a escribirse con mayúsculas, del libro La industria del Holocausto, cuyo autor es el profesor Norman G. Finkelstein, editado por Akal.

. ¿Desde cuando los sionistas obstaculizan el conocimiento de sus actos? Netanyahu marca el paso actual del sionazismo. Se conoce el juicio de Nuremberg y sus conclusiones quedaron congeladas, pues se repite el crimen de lesa humanidad y tiene el apoyo de las potencias que se decían avergonzadas tras aquel juicio. Si los nazis llevaron a cabo la limpieza étnica, ¿por qué no se impide la limpieza étnica del Pueblo Palestino? El nazismo agredió a las potencias; el sionazismo se ha sumado a los intereses de las potencias, ahí esta una piedra de toque, ¿cómo?: recojamos la explicación de una personalidad mundial en el campo de la revolución política, Carl Marx en su texto Sobre la cuestión judía en el que explica su biógrafo Sven-Eric Liedman en la edición de Akal recientemente editada: Cuando lo escribió, nadie imaginaba que los judíos formaran un grupo biológicamente específico, y mucho menos una raza. El punto de vista biológico llegó como un producto de desecho del amplio movimiento darwinista. Para Marx, como para sus contemporáneos, el judaísmo era, de principio a fin, una fe religiosa, una fe que Marx comentó siempre despectivamente Además, asociaba esa fe con una vida cotidiana volcada en ganar dinero. A mi juicio, la expresión decisiva en el artículo sobre la cuestión judía es, como ya se ha señalado, la frase “Los judíos se han emancipado en la medida en que los cristianos se han convertido en judíos”, cuya primera parte es tan importante como la segunda. En la primera parte, Marx habla de sí mismo y de todos los que abandonaron el judaísmo, liberándose de ese modo; en la segunda, en cambio, habla de la victoria del capitalismo en el cristianismo contemporáneo. El dinero ahora gobierna el mundo, como en otro tiempo gobernaba la vida de la minoría judía.

. Para terminar con el discurso del cínico Netanyahu pronunciando los términos limpieza étnica, respaldado por Trump -a estas horas puede ser otro- y los dirigentes europeos convertidos a ese judaísmo denunciado por el gran profesor, hablemos del prisionero bajo detención administrativa, Maer Al-Akhras, una fórmula aplicada por los imperialistas ingleses en Palestina contra la población para sembrar el terror, fórmula que al entregar el país al sionazismo éste se la apropio también, es una aprensión, un secuestro, pues no emplea ninguna acusación ni emprende juicio contra la persona capturada, es la aplicación del terrorismo social mediante la desaparición de la persona para exponerla ante el resto, advirtiendo que no necesitan ninguna escusa para encarcelar a cualquiera, es la siembra del terror en la cotidianidad, es una medida contra toda legalidad, contra todo derecho, contra la justicia en cualquier país y a nivel internacional. Amenazan al mundo diciendo “como asesino hago lo que me da la gana”. Para dejar constancia de su supremacismo racista y clasista parece que están dispuesto a dar muerte al secuestrado y prisionero Maher Al-Akhras, que hoy hace 100 días, que mantiene la lucha por su libertad y la de todos nosotros, en huelga de hambre, la lucha que tantos prisioneros y prisioneras de Palestina han llevado a cabo.

Los convertidos al judaísmo que Carl Marx describe, a esos que se venden llamando normalización a la profundización del cuchillo sionazi en el cuerpo de Palestina, parece que les importa poco – el dinero es el ácido que acaba con su arabismo-, ¿sabrán que son la próxima víctima de los Netanyahu?

 

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis; Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de la Asociación Europea de Cooperación Internacional y Estudios Sociales AMANE. Miembro de la Comisión Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista.

    Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *