La defensa de lo natural asturiano



 

Asturies, dende’l puntu de vista de la forma cultural, ye una nación que carez dende va sieglos un resquiebra ente dos mundos. Ún ye’l mundu al que de manera natural pertenez: la Europa templada y húmeda, la Europa verde, afitada sólidamente n’estructures étniques, sociales y productives de corte atlántico y indoxermánico. A finales de la Edá Media, cola absorción del reinu lleonés por parte de Castiella, el país asturianu tuvo de recibir otra vuelta l’impactu d’estructures polítiques de dominación de raíz mediterránea, estructures que precisamente Asturies rechazara nes dos grandes foles imperiales, romana y musulmana. La relativa marxinación del país asturianu d’entós p’acá, permitió-y sicasí conservar la so identidá llingüística, etnográfica, agroproductiva, etc. casi hasta anguaño. La imposición de nuevos moos de producción (capitalismu industrial) sacudió violentamente’l mou de ser asturiano, pero incorporólo a la vez a la vanguardia de la llucha de clases, esperiencia que nos dexó una buelga bien fonda. Güei, atacada la industria tanto como’l campu, amenácennos nueves foles de dominación (la globalización), que n’Asturies se carez baxo’l signu del centralismu y de la primacía de la cultura mediterránea respectu de la cantábrica, tenemos tolos asturianos de pasar a la defensiva. Recoyíes de la revista Nómadas, paso a esponer delles reflexones sobre estos asuntos.

 

 

 

El problema d’una teoría científica (o a lo menos racional) de les diferencies étniques y culturales inscrites dientro del Estáu Español pasa precisamente pola desertización filosófica que sufrió l’antropoloxía cultural nes últimes décades, que la incapacita pa una auténtica consideración histórica y fenomenolóxica de les diferencies, qu’arranquen dende bien antiguu, y pa la que les llendes de dos zones etnoxeográfiques principales, atlántica y mediterránea, ye únicamente datu de la intuición, nel sentíu de Kant, que tendrá de quedar enmarcao (entendío) en conceptos o categoríes que tienen de construise nel sentíu histórico-social. Ye dicir una historia de la evolución de formes sociales, que los procesos históricos van tresformando garrando como base esa intuición diversa y, en gran midida caótica. Agora namái unos exemplos.

 

 

 

– Cómo veíen los mediterráneos (fontes clásiques) a los celtes: insumisos, con bravén, no tienen mieu a la muerte porque creen na inmortalidá (o na reencarnación), soñadores, imaxinativos, amantes de la palabra, mayestros en retórica (los romanos buscaben mayestros de la palabra ente los galos p’aprender a los fíos), tendencia a cierta visión holista y monista de la realidá (daqué raro ente los meridionales, muncho más dicotómicos, polarizadores ….)

 

– Característiques qu’impón la llatinización d’Europa: fuertísimu patriarcáu (la muyer, un oxetu), terratenientes nel agro, muchedumbre apelmazada nes ciudaes, el cosmopolitismu de les grandes urbes mediterránees (helenismu decadente, imperiu romano) asiéntase sobre una gran masa de población que de fecho, vive nel umbral de la probitú, la moral sólo ye esterna y el so facer podría denomase “trapicheo”. Vívese na cai, como viven tamién los moros, los semites. Anguaño entá se venden coses unos a otros, comérciase too, pero sólo nos cinturones industriales (antiguamente los barrios d’artesanos de les urbes) prodúzse. La xente honrao, de fecho, quedó nos pueblos, en provincies. O morrió d’inanición.

 

Esta polarización pue ser un puntu de partida de trayectories diverxentes na provincia, na rexón que sólo l’acción de superestructures, güei les superestructures polítiques del capitalismu (y del estáu centralista) como mediu de dominación procuraron trenzar. La crítica del capitalismu tien consistir tamién nuna crítica de la so homoxeneidá. El capitalismu, mesmo que l’aparatu burocráticu por él orixináu, establez unos tratamientos formales n’apariencia homoxenizadores, pero materialmente’l tratamientu xenera diversidá y faise pente medies de rellaciones asimétriques y control fecho dende ún o dellos centros de poder.

 

 

 

L’afitamientu de los centros de poder va decantándose al traviés de procesos históricos nos que se va faciendo abstracción de los moos de producción cambiantes a lo llargo de xeneraciones y sieglos. Delles castes autoperpetuaes instálense nes cortes, capitales o zones, pa detraer recursos, plusvalía o, simplemente, regalos, vampirizando too un territoriu circundante. El territoriu faise más estensu en tanto que la vida municipal o la solidariedá campesina aplastéronles dafechu, tres momentos virulentos de rebeldía. Podemos facer mención del movimientu de los comuneros en Castiella, y el de los axermanaos en Valencia, Mallorca y Cataluña.

 

 

 

El capitalismu español, pues, impúnxose tardíamente tres un procesu militarista y imperialista, gociando de tolos apoyos d’una aristocracia cortesana al tiempu que terrateniente. El llargu camín hacia la neofeudalización del país, pasó pela derrota de tou movimientu foralista, l’anulación de cásique tolos derechos históricos, una asfixa de la democracia municipal y gremial, una persecución de too niciu de vida urbana independiente y de too un agro autoxestionáu por pequeños o medianos propietarios. L’imperiu fundóse nuna decidida asimetría de poder, a favor de nobles grandes qu’afogaron a la burguesía, al artesanao, al municipiu, al granxeru, en definitiva a toa clase social emerxente distintiva d’una sociedá que, nel sieglu d’oru, va enllenase de parásitos, pues fuera del cleru y la milicia, sólo cabe’l pícaru, el bandoleru, el xornaleru y el desposeído. Y asina va ser hasta’l sieglu XVIII.

 

 

Les consecuencies sociales, conformen una morfoloxía verdaderamente peculiar n’Occidente, la “anomalía hispana”, que llega hasta tiempos mui recientes. La periferia nacional redescubre, tres sucesives crisis d’asfixa, el capitalismu comercial, y depués industrial, solo a pesar de les xestiones centralistes. La modernidá periférica solo foi tolerada por causa de la ineficacia controladora de la Corte, axuntáu al desinterés de la clase político-alministrativa ellí encaramada por nuevos tipos d’inversiones, yá que’l perfil del dominador de la Corte yera’l propiu del rentista parasitariu. La falta de vida política y de conciencia ciudadana de munches rexones interiores y meridionales del país esplícase, per un llau, por esi heriedu de casta terrateniente. Yeren (y son) rentistes que facíen (y faen) la so fortuna solo cola esplotación pasiva de la tierra y de los vecinos. Yeren (son) parásitos que viven de la política profesional y l’abogacía, amén de los negocios especulativos, que diben ser imposibles de nun tener los favores de la Corona. Una rede de diputaos cuneros, caciques locales, y una mutilación intelectual de tolos humildes, sepultaos na incultura y la fame, ficieron el so llabor desertizador amás. Nesti sentíu, propongo la idea de que les rellaciones de producción son formes que s’enllenen con un conteníu social y unos sistemes de dominación autoperpetuada. Y eses mesmes rellaciones cosificaes a lo llargo de xeneraciones d’aislamientu políticu y retrocesu económicu son les responsables de la diversidá cualitativa del paisaxe xeográficu español, que solo podemos intuir na apariencia más esterna y fenoménica.

 

 

Una totalidá social, partiendo d’histories mui remotes d’etnoxénesis y vinculación mui diversa d’esos pueblos col so paisaxe, va trestocando les apariencies y conociendo en su seno concentraciones de poder y capital. Toa acción causal emprendida por una o varies clases sociales, faise siempre nun contestu xeográficu onde los vectores socioeconómicos choquen con verdaderos “accidentes” que, agora resten o sumen enerxía a esa llinia de fuerza, agora desvíen la orientación y-yos fai entrar n’otros contestos de causalidá.
Les condiciones cambien según el centru o la periferia. Según ónde nos asitiemos nel mapa habrá un tipu concretu de capitalismu. Tenemos partir d’un too, la formación socieconómica a lo llargo la historia, pa poder ufierta interpretaciones coherentes y crítiques de les situaciones parciales. Marx parte del too, y nesi procesu de xestación y desenrrollu de la Totalidá Social ye absolutamente imprescindible recibir “intuitivamente” la diversidá cualitativa que antecede, coesiste y sucede a toa tresformación vectorial (cantidá orientada) fecha por una xuba de les fuercess productives, el so estancamiento, el cambiu de composición del capital, el valor de la fuerza de trabayu o otru quantum cualquiera.

 

 

 

El paisaxe cualitativu de toa formación capitalista tiende a una desintegración social acelerada, y refléxase a la postre, nuna polarización de les clases sociales, por más que queramos fixanos nuna masa social inxente, la clase media, que vive interpuesta ente los dos polos sobre los que se fai la economía. Les clases medies son una interposición mui difusamente estratificada ente los dos polos, capital y trabayu, sobre los que s’articula’l capitalismu. Pero esa estratificación difusa y intermedia ta montada sobre l’exe mesmo del capital y ye productu secundariu de la trituración de múltiples y diversos moos de vida (grupos, más que clases) que nel pasu de la historia dexen de tener sentíu. El capitalismu elimina les formes de vida y trabayu que nun se trenscriben a los propios códigos y nun siguen la so lóxica.

 

 

Vamos ver tan solo dellos exemplos: la eliminación del granxeru nel norte peninsular. La pequeña esplotación familiar movióse, durante sieglos, nunos umbrales que s’averaben a la mera subsistencia. Un aprovechamientu sabio y ancestral de los recursos, incluíos los comunales de manera mui importante, nel ámbitu cantábricu del minifundismu, nun evitó la emigración masiva y la reconcentración urbana al ser eses mesmes rexones centros d’industrialización, densamente poblaes. La inserción del Estáu Español na Unión (económica) Europea supunxo la eliminación definitiva de moos autóctonos de producción que, nun ámbitu institucional meyoráu (reforma del minifundismu, apoyu a la comercialización de sobrantes, autogobiernu) fadríen comparable la pequeña esplotación agraria con un modelu de granxa que foi’l fundamentu de la Europa templada, y vertebración de la sociedá rural. La orientación comercialista del campu, favorecida violentamente pola Unión Europea, coles sos polítiques de cuotes y l’agotamientu de la pequeña producción, produxo pela contra resultaos permaloss en cuanto a calidá y hixene de los productos derivaos d’empreses-granxa contraries a la tradición y meramente especulatives. Na España non templada, de manera mui diversa, onde la pequeña propiedá fuera arrequexada y saltiada a lo llargo de sieglos, yá esistía una llarga historia de producción especulativa, orientada non al autoabastecimientu, sinón a la comercialización controlada dende la urbe (olivu, vide y otros grandes cultivos hortelanos intensivos y comerciales). Un capitalismu agrariu de tradición romana, árabe, y finalmente latifundista.

 

Pero acabar cola pequeña propiedá agropecuaria ye acabar al mesmu tiempu cola sociedá rural y moos ancestrales de tar nel mundu, que van activase otra vuelta como moos soñaos (ideolóxicos, políticos, utópicos) a partir del momentu en qu’aquellos que deberíen ser los legatarios, yá desposeíos de los sos moos de vida, vivan en ciudaes que tienen la historia como embudos verdaderos, centros recoyedores de fíos y nietos de campesinos. Los proyectos rexonalistes, nacionalistes y separatistes, por debaxo de los errores y crueldaes, parten d’una realidá histórico-económica mala de da-y la vuelta, participando siempre d’un sentimientu que tien de ser popular nel fondu y del que tienen nacer los distintos proyectos de reivindicación y protesta sistemática. Son un gritu de protesta. Pero sólo hai lexitimidá cuando la protesta ye dafechamente popular y comunitaria. Cuando nun se pretenden restituir privilexos (nel vieyu sentíu carlista, foralista o burgués) sinon que nagüen, lloñe de cualquier falsa idea de superioridá, moos propios de tar nel mundu que ciertes comunidaes populares esperimentaron durante sieglos. Esa reivindicación, nunos tiempos de globalización atroz, nun debiera nunca menospreciase, yá que pue llevar implícito’l gritu de ¡Tovía nun ye tarde! Rectifiquemos.

 

 

Pero nun se pue rectificar a fondo si la restitución de les comunidaes al so paisaxe, llingua y tradición nun confronta d’una vez el problema ecolóxicu. Ye l’averamientu col mediu la que brinda toles posibilidaes d’una revolución ecolóxica, que filtre y ponga llendes cualquier intrusión d’intereses foráneos (multinacionales, planes macroestatales sobre l’agua, la enerxía, repoblación forestal, y too ello tien de dase a partir d’un fin definitivu de la corrupción de les autoridaes locales) .

 

 

Les rellaciones del home cola redolada, son siempre rellaciones sociales. Nel procesu secular que media ente l’autor de toa modificación ambiental, y l’efectu oxetivu de la mesma, ábrese toa una tradición de creencies y práctiques, asinaí como instituciones, moos de tar sobre’l territoriu, etc., que dan al pasáu una preeminencia insobornable a la hora de tremar énte’l futuru, y emprender midies práctiques pa la meyora del entorno.

 

 

Un ecoloxismu enraigonáu na sociedá rural y na vida municipal ye’l factor de defensa y el tresformador decisivu énte los atentaos que ciertos intereses foráneos siempre tán dimpuestos a exercer sobre les comunidaes poco organizaes. Transitoriamente, el nacimientu d’una llexislación local vixilante y severa dende’l puntu de vista medioambiental, coopera a la defensa militante que los habitantes tienen de facer de lo suyo. Esa defensa militante, siempre que nun caiga en contradicción con principios más altos y nobles, como la solidariedá ente países y rexones, ye revolucionaria en sí mesma y tien de participar d’una xeneral llucha contra’l desenvolvimientu desigual y la enaxenación de les decisiones qu’afecten a cada territoriu, procesu que suel dase a nivel local baxo iniciatives d’entes foráneos.

 

 

 

La conciencia local y rexonal de lo propio ye un procesu xeneracional, que se tien de llanciar sobre les mases xuveniles y que se xesta de manera mui especial nos centros d’enseñanza. Les midíes centralizadores de los nuestros gobernantes, so capa d’uniformizar conteníos y xubir los niveles, suelen enseñar equí y alló los dientes contra’l sentimientu de lo propio. Esti sentíu pue facese bien fuerte si se rescatara’l pactu de mayestros, families y alumnos no que fai a un aumentu d’esa conciencia defensiva y a un amor xeneralizao polo propio, incluyendo’l medio ambiente.

 

 

 

Los supuestos valores illustraos que na formación estandarizada actual se dan (solidariedá, respetu a las opiniones de los otros, participación, etc.) tresmítense de forma abstracta y celestial, penriba de territorios y realidaes sociales concretes. Prácticamente naide ente los nuestros neños y adolescentes ye quien a captalos, como nun fuera en clave de “traducción” laica de la mesma formación relixosa que yá, d’una forma previa, yá simultáneamente, munchos d’esos mesmos alumnos recibe. Si tol aparatu de formación en valores se volviera concreto (más bien que “contestualizao”) nel sentíu d’una defensa del nuestru propiu territoriu, llingua y manera de ser, pasu ente pasu la vida municipal y rural saldríen del so adormecimientu, al qu’unos curricula artificiales y estándar contribúin a condenar. La conquista y el desafíu llexislativo constante en cada comunidá local, frente a la estandarización estatalista (de les que son cómplices los actuales gobiernos autónomos) dotaría a la sociedá de nuevos vínculos y, dende llueu, volveríen a ser los centros d’enseñanza “suyos”, ye dicir, instrumentos d’autodefensa y d’autoconciencia comunitaries.

 

 

El despertar popular de la conciencia local, y el nuevu pactu cívicu sobre cada territorio ye un instrumentu de la llucha de clases, en contra los procesos globalizadores. Comités d’estudiu y denuncia del desenfrenu urbanísticu, tienen que ser d’una vez barreres contra los intereses especulativos que campeen con mentalidá privatizadora nunos territorios que son de toos. La identificación y crítica d’aquelles personalidaes locales qu’actúen de manera destructiva y collaboracionista con esos intereses foráneos forma parte d’esa axitación municipal y rural.

 

 

Demostróse na historia que’l llabor pedagóxicu pue llegar a ser la preparación mesma d’esa conciencia popular que pugna por defender un padrimonin como les viesques, los ríos, los cerros o cualesquiera aspectos valiosos de la redolada. La “oficialidá” de los centros d’enseñanza, dende les escueles de primaria hasta la universidá, impide anguaño esa toma de conciencia comunitaria por obra y gracia d’un dirixismu que les autonomíes heredaron dende Madrid col trespaso y asunción de competencies. Solo ye pensable un fortalecimientu del pueblu a nivel local si nos pequeños municipios y en comités de barriu s’infiltren educadores, dirixentes y “intelectuales de base” con capacidá de lliderazgu directu que sustraigan a les persones del alredor, empezando pola mocedá, a l’acción devastadora qu’exercen los medios de comunicación y los políticos oficiales. Nel momentu en que los alcaldes, conceyales, y periodistes “oficiales” nun tengan reciellea que-yos siga, otra masa oculta de la sociedá tará saliendo a la superficie, y los topos van notar lo muncho que yá lleven hozando. Mientres tanto’l constitucionalismu indiscutíu y la tesis bien pensantes d’una España plural pero única, democrática y tolerante, sedrán sometíos de verdá a análisis y debate, pues habría languidecido como falsa y atrasada Ilustración.

Fonte: IAS

 

 

*Carlos X. Blanco Martín ye doctor en Filosofía
Llicenciáu en Psicoloxía y Pedagoxía

    598 Comments

    1. 27 julio 2021 - 21:05

      modafinil reviews – site modafinil buy

      Reply
    2. 6 agosto 2021 - 04:37

      can i buy cialis over the counter in australia – usa pharmacy cialis brand name online

      Reply
    3. RonaldLAF
      8 agosto 2021 - 22:53

      buying viagra online viagra wholesale – what happens if women take viagra

      Reply
    4. 12 agosto 2021 - 07:02

      can you buy prednisone over the counter in mexico – prednisone 20mg pills where can i buy prednisone without prescription

      Reply
    5. 23 agosto 2021 - 11:59

      Nice coffe capsule, Thanks a lot for sharing! Are you interested in playing the game? If said yes then I would like to share one article about Robux to Doller using our calculator. A tool that automatically converts current robux currency value, to its value worth in Dollars.

      Reply
    6. 1 septiembre 2021 - 01:56

      ivermectin 12mg – stromectol covid 19

      Reply
    7. 19 septiembre 2021 - 17:04

      Холостячка 2 сезон https://bit.ly/39ioLkW Смотреть онлайн шоу Холостячка 2 сезон на СТБ.
      Пост шоу можно смотреть тут. Холостячка стб 2 сезон 1-2 серия

      Reply
    8. 23 septiembre 2021 - 22:55

      tam da tahmin ettigim kisileri gördüm, uygulama kesinlikle gerçek ??

      Reply
    9. 25 septiembre 2021 - 22:08

      I thought I was stalking the boy I love, but it turned out that the room was stalking me, I open immediately 🙂

      Reply
    10. 11 octubre 2021 - 03:34

      buying tadalafil in singapore – cialis 2.5 us online pharmacy cialis

      Reply

    Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *