CC.OO y UGT ayudan al consejero de trabajo Graciano Torre, a las órdenes del presidente Vicente, a cerrar el astillero Naval Gijón

 

CC.OO y UGT, han actuado como verdaderas cortesanas agradecidas. Sabemos que desde hace casi dos años negocian el cierre de Naval Gijón, lo demás puesta en escena, puro atrezo y bambalinas. El guión estaba escrito y en esta representación las improvisaciones están prohibidas

 

«Astilleros por Playas y Urbanizaciones de Lujo»

 


A pesar de que el Comité de empresa está constituido por 3 miembros de CC.OO, 3 de UGT y 3 de CSI, y que este último sindicato ya haya interpuesto y ganado una demanda por relegarlo de la negociación colectiva, se ha vuelto a repetir. Los sindicatos que subsisten gracias a las subvenciones del Estado han negociado en solitario con PYMAR el cierre del astillero, relegando nuevamente a la Corriente Sindical de Izquierda que, como es sabido por todos, es el único sindicato que se opone frontalmente a la perdida de la riqueza colectiva que representa la industria naval en Asturias.

 

La gran negociación que se traslada a los trabajadores y que significa el cierre del astillero, se basa en elevar las indemnizaciones que proponía el ERE para 43 trabajadores ( 22 de mano de obra directa y 21 de personal técnico) que en principio serían recolocados en Juliana, hoy, otro astillero más a la deriva, el último.

 

PYMAR, presentó un expediente de extinción de contratos para los 97 trabajadores que quedan en plantilla. Ese expediente contemplaba la prejubilación de 54 trabajadores y el despido por causas económicas (20 días por año con el máximo de una anualidad) de los 43 restantes.

 

Ahora los “subvencionados” se traen de Madrid, como si les hubiera costado un gran esfuerzo arrancárselo a PYMAR, 60 días por año trabajado, para los trabajadores que no se puedan prejubilar y como alternativa mantenerlos en nómina durante cuatro meses tras la entrega del barco al armador (previsto para el 31 de enero) hasta el 31 de mayo. Si para esa fecha es posible recolocarlos en Juliana, hoy herida de muerte por la indolencia del gobierno de Asturias, serían recolocados. En caso contrario, obtendrían una indemnización de 55 días por año trabajado y el compromiso del Gobierno del Principado de buscar otras industrias del metal para recolocarlos. Como se verá papel mojado con las cifras de paro en el metal de Asturias

 

El cierre de Naval Gijón afectará a 97 trabadores fijos a los que hay que sumar los 430 de empresas auxiliares que desarrollan trabajos dentro del astillero y a toda una industria auxiliar fuera del propio astillero, con una pérdida de riqueza para la ciudad y para Asturias que resultará irreparable.

 

 

El  próximo viernes 5 de Diciembre de 2008, la Asamblea de trabajadores analizará y presumiblemente votará sobre su futuro. Si no fuera mucho pedirles, tras más de veinte años de lucha por la supervivencia de la construcción naval, les pediríamos que cuando voten, sean conscientes de que están escribiendo un capítulo muy importante de la historia del movimiento obrero en Asturias y en el mundo, que recuerden a todos los compañeros que faltan y por último, que lo hagan sabiendo qué “clase de sindicatos” les representan.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *