Comite de Naval Gijón: Nos han presentado un ERE que impone tantas condiciones a las prejubilaciones que al final supondrá el despido de todos

El «socialista» Graciano Torres, antiguo alcalde de San Martín del Rey Aurelio, que escaló hasta consejero de industria con el presidente Vicente, ahora, se dirige a los trabajadores de Naval Gijón con tono amenazante y despectivo, durante la presentación del viaje de «negocietes» a Qatar y Emiratos Árabes: La continuidad del astillero Naval Gijón es «imposible», por lo que «sólo tiene un destino»: el cierre. «Recomiendo a los trabajadores que antes de organizar futuras movilizaciones piensen en negociar un expediente de regulación de empleo (ERE)»

 

 

 

Este «Chanin», como lo llamaba públicamente Villa el del SOMA, que cobra como empresario de Naval Gijón -forma parte del consejo de administración de PYMAR, su propietaria-, en vez de buscar carga de trabajo, nos regala prendas como esta: «Naval Gijón ha tenido pérdidas en todos los barcos que puso a flote y pierde dinero en todos los productos que saca», nosotros le preguntamos, a “Chanin”, qué hizo PYMAR con esos directivos tan ineficaces y porqué no los despidió y contrato a otros que sacaran los barcos sin pérdidas. Porqué cobra «Chanin» del consejo de administración de PYMAR sus suculentas dietas y es tan ineficaz.

 

«Chanin» acabará de enterrador de lo que otros consejeros de industria del presidente Vicente, -el anterior Jesús Urrutia también se lució-, fueron preparando para este momento final. Se quieren cargar ya el penúltimo astillero que queda en pie en la bahía de Gijón y encima con gran desprecio hacia los trabajadores y sus familias. En el manual del buen «socialista», por más que hemos buscado, no hemos encontrado ningún apartado referido a que ahora se pueda faltar al respeto a los trabajadores; y mucho menos las líneas maestras para convertirse en el gran conseguidor de los empresarios «amigos», a los cuales pasea por países de todos los confines. Viajes a Angola, Sudáfrica y ahora Qatar y Emiratos Árabes.

 

 

 

 

 

La comitiva debe de resultar muy grotesca, «Chanin» haciendo de guía de «Mucho-Viaje.com», el presidente Vicente a toda plana en las fotos y los empresarios «amigos», de palmeros. Luego, después de gastar mucho dinero, hoteles de «five star», nada de clase turista y todo de «papu»; pagamos todos, no lo olvides «Chanin», todos, incluidos los trabajadores de Naval Gijón que desprecias de forma impresentable.

 

Resultados de los viajes, rendir cuentas, para qué han servido de verdad aparte de turismo, nada de nada. Cuantos réditos se han materializado de los viajes anteriores, nadie lo sabe, pero tampoco nadie en el parlamento se preocupa de saberlo, no hay ningún control sobre lo que hace y gasta este gobierno y eso nos conduce a la total deformación del sistema democrático y nos sitúa a las puertas del despotismo. Por eso «Chanin» está tan crecido y se muestra tal como es, ya no hay disfraces, es un autoritario que defiende con métodos autoritarios el programa, diseñado hace muchos años, de su presidente Vicente: «Astilleros por playas y urbanizaciones de lujo».

 

Ante tanto necio, CC OO, CSI y UGT acordaron «hacer un frente común» para adoptar las medidas legales a su alcance en contra del expediente, según informaron a Europa Press fuentes sindicales. Nosotros animaríamos también a que hagan llegar al fiscal anticorrupción todo el dossier de Naval Gijón, porque creemos que hay hechos delictivos en todo este desastre que se cierne sobre todos y amenaza con sustanciarse antes de fin de año.

 

Los trabajadores tiene muy claro cual es el papel del Consejero «Chanin»: «Nos han presentado un ERE que simple y llanamente contiene despidos porque se imponen tantas condiciones de las prejubilaciones que al final supondrá el despido de todos».

 

Para expresar su rechazo a este expediente, los trabajadores de la factoría se dirigieron ayer a las puertas del centro de talasoterapia de Gijón, que estaba siendo inaugurado, por las «autoridades del régimen», para realizar una protesta. Sin embargo, según explicaron fuentes sindicales, «agentes del Cuerpo Nacional de Policía nos dijeron que tenían órdenes de no dejarnos pasar», se podrían estropear los pinchos de tortilla.

 

Ante lo que consideraron «una prohibición para manifestarnos libremente», los trabajadores decidieron hacer otro acto de protesta y regresaron a las inmediaciones del astillero, donde deshincharon las ruedas de un autobús urbano y, con la ayuda de una grúa, colocaron un contenedor en la calle de Mariano Pola para cortar el tráfico.

 

La presión de la plantilla está surtiendo efecto, puesto que la dirección del astillero comunicó ayer que no sacará el último barco la próxima semana, tal y como tenía previsto, aprovechando las mareas más altas del mes. El comité de empresa había decidido convocar una huelga entre los días 10 y 16 para evitar la botadura del último portacontenedores construido para el armador alemán Komrowski. Según los sindicatos, la huelga se mantiene, puesto que está solicitada también para la semana del 10 al 16 de diciembre, en caso de no alcanzar un acuerdo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *