Concentración en la Plaza del Ayuntamiento de Gijón contra «El Catrastazo»

 

Ante «El Catrastazo» todo el mundo tiene que reclamar, este fue el lema que reunió a varios cientos de pesonas con silvatos y cazerolas en la plaza Mayor

 

Después de más de media hora de ruido-protesta, la concentración concluyó con la lectura de varios comunicados.

Inició el primer comunicado la Presidenta de la Federación de las AA.VV de la Zona Rural «Les Caseríes», Soledad Lafuente, manifestando que los miles de ciudadanos afectados no disponen de tiempo material para informarse, sacar datos y reclamar, si deciden hacerlo.

La revisión de El Catastrazo es una aunténtica chapuza que tiene múltiples errores. Los ciudadanos carecemos de tiempo, de información y asesoramiento para poder reclamar.

 

El Ayuntamiento de Gijón quiere esconder que la subida del impuesto será hasta el año 2017 y no sólo para el año 2009 y, además, restrasó la subida del impuesto para que no coincidiera con las elecciones políticas y lo hicieron a la chita callando en Agosto. Todo ello demuentra la mala fe del Ayuntaminto y de la Administración Central.

Todo el mundo tiene que saber que el Ayuntamiento ha subido el máximo permitido por la ley, es decir, el 9% cada año, llegando  a acumular una subida del 400%, en muchos casos, y que también ha elegido el alto tipo de gravamen que ahora hemos de pagar y no otro menor. Los dos tipos de gravamen aplicados han sido el 0,5723 y el 0,6950.

 

Continuó con el comunicado de la denuncia ante los concentrados el Vicepresidente de «Les Caseríes», Jesús Fernández, exigiendo que se inicie de nuevo el proceso y, que lo hagan bien, recalcando que lo que la Administración no pudo hacer bien en cuatro años quiren ahora que los ciudadanos lo hagan en un mes y, añadió, que el Ayuntamiento tiene que bajar el tipo de gravamen  que hemos de pagar por este impuesto.

El incremento del impuesto no puede, ni debe ser supuerior a la subida del Índice de Precios al Consumo, IPC, mientras que el Ayuntamiento pretende aplicar el 9% que es el máximo permitido y no aplica el 10% porque no puede. La complejidad de la zona rural requiere una actuación más gradual.

 

Necesitamos que las Asociaciones de Vecinos asuman sus responsabilidades y se pongan a la cabeza en la defensa de sus vecinos ante El Catastrazo del Ayuntamiento de Gijón.

Para hacer viable y encauzar todas estas reclamaciones se convoca para el 13 de enero de 2009 una reunión en la Casa Sindical para constituir una Plataforma Vecinal contra El Catastrazo que represente a la Zona Rural y también a la Zona Urbana de Gijón.

 

Finalizó la concentración con un mensaje de Xosé Llábana, de Caldones y maestro de Vega, con un homenaje al Horriu y a la Panera que sindo considerados desde siempre como bienes muebles, ahora pretende el Ayuntamiento convertirlos en bienes inmuebles para, de este modo, poder aplicarles también El Catastrazo.

La denuncia de este cambio de bien mueble a inmueble afecta de lleno a la supervivencia de los 1.800 hórreos y paneres que hay en Asturias porque este impuesto propicia su abandono y desaparición. Muchos de los hórreos y de les paneres están siendo mantenidos por personas con rentas muy bajas y no podrán hacer frente a la carga que supone este nuevo impuesto.

 

La «Plataforma Laica D’Asturies» repartió una octavilla reconrdando que los mismos políticos que han  subido los impuestos son los que consienten que la iglesia católica no pague ni un duro. 

Termina la octavilla haciendo la pregunta de que si no sabemos que la iglesia no paga contribución por sus colegios, ni por sus casas, ni por sus conventos y ni por sus iglesias… 

 

En la concentración estuvieron presentes numerosos representantes de las AA.VV. de la Zona Rural y una buena parte de los dirigentes de la Corriente Sindical de Izquieda.

Por otra parte no hubo presencia de militantes conocidos o representativos del PSOE, IU o del PP y tampoco de los sindicatos CCOO, UGT y de otros sindicatos.  Sorprende, principalmente, la ausencia de las AA.VV. de la Zona Urbana, salvo excepciones, también afectada por El Catastrazo 

El acto y la concentración terminó sin más incidentes que el ruido de los silvatos y cazarolas. A penas una decena de antidisturbios y media docena de policías municipales «custodiaron» la entrada principal del Ayuntaminto.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *