Creadores contemporáneos denuncian el abandono internacional del pueblo saharaui en ARTifariti 2008

Ha ocurrido por segunda vez en Tifariti, la capital del Sahara liberado por el Frente Polisario, situada a 60 kilómetros del muro minado construido por Marruecos para separar en dos el territorio sahararui y en una franja de tierra libre -aunque en estado de alerta- ubicada entre el exilio en Argelia y la zona sometida a la ocupación alauita

 

 

 

ARTifariti 2008

 
 
 
 

Un importante grupo de artistas saharauis, españoles, latinoamericanos y argelinos se reunía en ARTifariti 2008, los encuentros organizados por el Ministerio de Cultura de la RASD y la Asociación de Solidaridad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, para denunciar la situación de olvido y abandono internacional que sufre el pueblo saharaui y la ocupación ilegal de su tierra por parte de Marruecos. El aislamiento, el expolio de sus recursos naturales, el exilio obligado, las duras condiciones de vida y las nulas posibilidades de desarrollo fueron objeto de la reflexión de las diferentes propuestas artísticas. Más de 50 creadores se trasladaban a una zona de conflicto controlada por el ejército de la República Árabe Saharaui Democrática para participar en esta experiencia intercultural cuyo objetivo es reivindicar el respeto a los derechos humanos y de los pueblos.

 

La convivencia con familias saharauis y el rico intercambio de experiencias con los artistas locales potenciaron la creatividad de las propuestas, realizadas con los escasos medios materiales y técnicos disponibles en el territorio y bajo unas condiciones extremas de vida, las mismas que soporta el pueblo saharaui desde hace 33 años. La cultura para promover las soluciones pacíficas y el arte como arma de futuro, como invitación a la reflexión y a la denuncia, eran las ideas compartidas por todos los creadores que se han convertido en embajadores de la causa saharaui.

 

Tras su acercamiento a la problemática y a las demandas de la población, todos se comprometieron a hacer de altavoces de su causa e intentar situarla en el centro del debate en Occidente.

 

Seguir leyendo….

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *