Después de forzar la dimisión de Hector Roces, Villalta nuevo secretario de la ejecutiva de UGT en Arcelor Gijón

Los afiliados de la sección sindical de Arcelor Mittal en Gijón eligieron ayer una nueva ejecutiva, tras la fusión de las dos secciones sindicales que había hasta ahora en la empresa en Gijón; la de Veriña y la de Aboño. El nuevo secretario general es Alberto Villalta Jiménez, quien desde junio del año pasado hasta ayer era el secretario de organización de la sección sindical

 

 Héctor Roces, a la izquierda, saluda a Alberto Villalta

 


La mayoría de la ejecutiva de la sección sindical de UGT en la factoría de Arcelor en Veriña pidió el pasado 28 de octubre a su secretario general, Héctor Roces (que compatibiliza ese cargo con el secretario general de la Unión Comarcal de UGT de Gijón), que abandonara la secretaría de la sección sindical a partir de la fecha en la que Héctor Roces se prejubilaba como trabajador de Arcelor-Mittal.

 

Villalta sustituye a Héctor Roces, forzado a dimitir por la anterior ejecutiva, tras prejubilarse.

 

Con la que está cayendo en Arcelor-Mittal, que mantiene el anunciado un plan de bajas incentivadas para 9.000 empleados en todo el mundo, 6.000 de ellos en Europa y 850 en Asturias y con los ERE de las empresas subcontratadas. Una multinacional del acero que ha pasado, por arte de magia, de los beneficios a las perdidas en su balance, en un periodo de tiempo tan corto como un trimestre, pone a muchos de los nervios y no extraña que las bases de los sindicatos subvencionados, en este caso UGT, quieran nivelar las fuerzas para poder tomar decisiones sin la contaminación de los «compromisos» políticos que han adquirido sus dirigentes liberados y profesionales, como es el caso de Héctor Roces.

 

Desde CC.OO se ven las cosas mucho más oscuras en la empresa del acero que desde la UGT

 

Declaraciones de José Ramón Laso Secretario Estatal de Siderurgia de CC 00: «Arcelor-Mittal ya quería reducir plantillas y se aprovecha de la crisis para hacerlo» 

 

CCOO critica la política de «guante de seda y puño de hierro» de Arcelor-Mittal

 

UGT y CC.OO desactivan la Huelga de los trabajadores de la UTE Sermulsa-Asturmasa una subcontrata en Arcelor-Mittal

 

Los trabajadores de la UTE convocaron la huelga para defender sus puestos de trabajo (en los dos altos hornos y en las dos acerías) y denunciar una supuesta «estrategia encubierta» de los propietarios de las dos compañías, Iván Arias y José Antonio Arias, de reestructurar «a cuenta de la crisis los tres turnos de trabajo», en opinión de Rafael González, de USO. Y es que, según los representantes del comité de Sermulsa-Asturmasa, «no hay razón para una regulación de empleo, porque éstas se producen en situaciones extremas de baja producción, cosa que no sucede ahora», comentaron.

 

La subcontrata Sermulsa-Asturmasa realiza los trabajos para que el arrabio del horno alto pase a la acería (a través de la manipulación de la escoria que deja el acero). La importancia de este traspaso es crucial, dada la forma de trabajar en cadena que tiene Arcelor. Sin arrabio no hay acero, sin acero no hay productos acabados y sin productos acabados lse para la «fábrica».

 

Ante el esta huelga, Arcelor comunicó a su comité de empresa, a las tres y media de la tarde, que si al final seguía la huelga convocada en la UTE la compañía «se vería obligada a parar uno de los altos hornos», lo que implicaría paralizar media cabecera.

 

El consejero Torre «Chanin» amenaza a los trabajadores antes de votar la Huelga

 

La presión que vivieron los trabajadores de la subcontrata fue agobiante a lo largo de toda la tarde de ayer. Hasta el consejero de Industria y Empleo, Graciano Torre. «Chanin»  presionó para desmontar la huelga. Amenazó a los trabajadores de la UTE porque de  realizar la huelga a juicio de Torre, «sería no sólo condenable por parte del Gobierno, sino por toda la sociedad asturiana», señaló.

 

Las dos empresas deben alcanzar un acuerdo que evite que tengan que irse a casa las seis personas afectadas por el expediente de regulación que ha desencadenado el conflicto.

 

El director general de Trabajo, Antonio González Fernández, ese que cuenta todos los ERE del año 2008 y que no se gana el sueldo porque también es director general de Empleo del gobierno de Asturias y nunca habla más que de «perdida de empleo», debe contestar a una pregunta: «¿Por qué acepta un expediente de sólo seis personas?».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *