El declive de Syriza

 

Hace cinco años, Syriza ganó las elecciones griegas y levantó las esperanzas de la izquierda europea. Costas Isychos, ministro de su primer gobierno, explica por qué se evaporaron las ambiciones socialistas del partido.

cuando se anunciaron los resultados de las elecciones parlamentarias el 25 de enero de 2015, todos los ojos estaban puestos en Grecia. Por primera vez, un partido de la izquierda radical, más allá de los socialdemócratas, que habían compartido un programa neoliberal común con la derecha durante años, tuvo la oportunidad de ascender al poder en un país europeo.

A los ojos de la mayoría de la gente, el centroizquierda y el centro-derecha se habían vuelto casi indistinguibles, defendiendo la austeridad y tratando la disciplina fiscal y la competitividad como un evangelio religioso. La victoria de Syriza parecía una revolución popular en una Unión Europea que se había transformado en un invernadero para las políticas promercado.

La propia Syriza había liderado un período de cinco años de protestas masivas en todo el país. Su plataforma electoral en 2015, el programa de Salónica, prometió derogar los memorandos austericidas de la Troika, que habían empobrecido al país. El partido mantuvo como lema que el euro “no era un fetiche”, y parecía dispuesto a enfrentarse a las élites gobernantes del continente.

Los cuatro pilares de la plataforma de Syriza fueron muy populares: hacer frente a la crisis humanitaria de Grecia, reactivar la economía y promover la justicia fiscal, recuperar el empleo perdido y profundizar la democracia mediante la transformación del sistema político. Se esperaba que estas medidas pudieran evitar el éxodo de toda una generación, más de 600.000 de los cuales se habían ido desde que el país se hundió en la crisis financiera.

El pueblo griego había tenido suficiente. Los últimos cinco años habían sido testigos de una catástrofe social y económica: Grecia perdió alrededor del 25% de su PIB, el desempleo se disparó al 28%, los salarios reales perdieron un tercio de su valor y el parlamento se había convertido en un sello de goma para los memorandos europeos que prometían más de lo mismo. Había una gran necesidad de cambio político.

Después de la elección de Syriza con el 36,3% de los votos, hubo, por primera vez en muchos años, una sensación de esperanza. Por fin, habría una verdadera lucha contra el establishment, los barones de los medios y la oligarquía griega. También lo creímos como nuevos miembros del parlamento con este movimiento insurgente. Lamentablemente, como sabemos ahora, esa resistencia resultó ser de corta duración.

Los primeros meses

Syriza ingresó al gobierno con una posición oficial de ‘no más sacrificios por el euro’, que fue interpretada dentro del partido en el sentido de que estaríamos preparados para seguir un Plan B en nuestras negociaciones sobre la carga de la deuda y los memorandos con las autoridades europeas – con vistas y potencialmente incluyendo una salida.

Sin embargo, desde las primeras etapas quedó claro que esta no era realmente la estrategia de Alexis Tsipras y el grupo de liderazgo. Estaban decididos a continuar las negociaciones de tal manera que no pusieran en peligro la pertenencia de Grecia a la eurozona o su alianza con la OTAN. Además de disminuir cualquier influencia que pudiéramos haber tenido, esto prácticamente garantizaba que no habría un cambio real en el poder de la oligarquía en el parlamento y otros órganos de toma de decisiones de los ciudadanos.

Lo que siguió fue una lenta derrota de seis meses de los movimientos que habían impulsado a Syriza al poder. Día tras día llegaban noticias de que las negociaciones se realizaban muy lejos y las personas que esperaban ser protagonistas, se reducían gradualmente a espectadores.

Por supuesto, desde el principio debe haber quedado claro para el equipo de liderazgo que las promesas por las que fuimos elegidos no podrían cumplirse mediante el curso de las negociaciones que se estaban llevando a cabo. Pero continuaron, y Europa y el mundo fueron sometidos a un drama prolongado e inútil.

La Troika estaba decidida en todo momento a hacer de Grecia un ejemplo para otros países y pueblos que se atrevieran a desafiar la dictadura financiera que habían construido. Sabían que Grecia simbolizaba la lucha de más de un país: estaba unida a España, Portugal, Italia e Irlanda y, más allá de esto, a las aspiraciones de millones de personas por un orden social nuevo y más justo.

Fue contra esta amenaza que se organizaron. Y ese contexto hizo que el enfoque de Alexis Tsipras y sus aliados, para confiar en su concesión, fuera una falacia obvia. Pero luego, en el verano de 2015, las brasas de esos descontentos populares que habían quemado la tierra del sistema político de Grecia y producido Syriza, fueron incendiadas nuevamente por la campaña del referéndum.

En julio, tras el callejón sin salida de las negociaciones, el gobierno devolvió al pueblo la cuestión de la adhesión de Grecia a los memorandos. Contra todo pronóstico, el 61,3% votó a favor de rechazar las demandas de la Troika de continuar la austeridad y la servidumbre por deudas. Ellos dijeron ‘no’.

Este No fue un gran momento de orgullo patriótico e internacionalista, que recuerda las capacidades unificadoras de la izquierda griega durante la ocupación nazi (y, de hecho, en el caso del eurodiputado de Syriza y ex combatiente de la resistencia Manolis Glezos, hay una continuidad histórica real). También fue una expresión de resistencia contra un orden financiero internacional más amplio arraigado en la hegemonía estadounidense, que ha impuesto sus programas de ajuste estructural a tantos países.

La gente había elegido. Invirtieron en altruismo y responsabilidad colectiva. Durante toda la campaña habían sido advertidos por los oligarcas y los barones de los medios sobre las consecuencias, pero estaban preparados para los sacrificios y los grandes costos. Lucharon a pesar de estas cosas por el valor incalculable de la sociedad griega, por la juventud que partía y por su futuro. Por desgracia, su coraje no fue igualado por nuestro gobierno.

El restablecimiento

En cuestión de horas quedó claro que el equipo directivo de Alexis Tsipras no estaba preparado para seguir el espíritu del referéndum. Habían optado por el poder y el oportunismo políticos para ser administradores de “memorandos con rostro humano”. Habían hecho su propia elección, lejos de los electores y procedimientos vacíos de su partido.

La total humillación de la retirada se hizo evidente. La Troika no solo no estaba dispuesta a aceptar un compromiso honesto después del resultado del referéndum, sino que, enfurecida por la exposición de su sistema político y económico, exigió la rendición incondicional con una votación inmediata sobre un tercer paquete de memorandos.

Pronto, la Plataforma de Izquierda, de la que formé parte y que se negó a aceptar la capitulación, fue expulsada. Los líderes políticos alemanes y estadounidenses expresaron su gran alivio por este signo de responsabilidad del que fue anteriormente el partido radical de izquierda.

Aunque la derecha en Grecia había perdido el referéndum, de hecho, ganó la batalla ideológica. Se empezó a aceptar la agenda de austeridad y la adhesión a la ortodoxia europea. El liderazgo de Syriza, cuyas limitadas percepciones políticas fueron compensadas con excelentes habilidades de comunicación, había perdido la batalla ideológica en la que se había levantado, pero ganó una permanencia en el poder para llevar a cabo las políticas a las que se había opuesto en el pasado.

La herida profunda del resultado de ese referéndum y sus secuelas sigue abierta. No cura. Especialmente para una izquierda griega que había ganado y perdido batallas, pero siempre conservó su legitimidad moral y liderazgo político. Desde la época de la Guerra Civil griega, tuvo innumerables mártires, pero también había acumulado en la memoria histórica del pueblo griego un gran y atemporal legado que lo mantuvo vivo como hilo rojo en la historia de nuestro pueblo.

En el momento del referéndum, el pueblo griego había exigido la ruptura. Exigieron un punto de inflexión histórico, un trato justo para Grecia con el fin de la servidumbre por deudas, incluso si eso significaba dejar la eurozona para lograr la independencia económica. Pero el gobierno convirtió esta expresión en un movimiento táctico. Al hacerlo, rompió un pacto con el pueblo, dañando a la izquierda en un grado que aún no se ha entendido completamente.

La camarilla alrededor de Tsipras afirmó que el referéndum era una herramienta para promover su influencia con la Troika. Este argumento se evaporó en minutos. Otros, sin duda, esperaban un resultado más cercano, o una derrota, para legitimar la retirada de nuestro programa político. Al final, no recibieron ninguno y, aunque ganaron las elecciones que siguieron en medio de las ruinas de ese verano, nunca volvieron a ser una verdadera fuerza en la sociedad. Syriza se convirtió en algo bastante diferente.

De la resistencia al cinismo

Fue en este punto cuando apareció algo que hasta entonces no habíamos visto en Alexis Tsipras: un cinismo peculiar, bastante ajeno a la ética tradicional de izquierda. Tras capitular ante los acreedores, Tsipras invocó una vez más el espíritu del referéndum y la resistencia para ganar las elecciones. Fingió defender su legitimidad, incluso cuando anuló su resultado.

En esencia, Tsipras logró comunicar que su propia capitulación no fue el resultado de una retirada o falta de preparación. Fue inevitable. La resistencia a la dictadura del mercado y al golpe de Estado contra el pueblo griego era imposible. La política volvió a convertirse en un lugar donde las esperanzas solo podían morir.

En los siguientes tres años, Alexis Tsipras y su gobierno de Syriza logro lo que ni siquiera los gobiernos pro-memorando anteriores pudieron lograr. Implementaron plenamente el tercer memorando, completaron importantes privatizaciones, desmantelaron el marco institucional de la seguridad social y generalizaron el trabajo flexible, precario y mal pagado, todo con una mínima resistencia social. La parte trasera de los movimientos se había roto.

Lo lograron invirtiendo conscientemente en el hecho de que una sociedad exhausta no podía provocar las mismas reacciones que tuvo en 2010-12. Pero también sabían que la propia transformación de Syriza había creado un escenario político que proporcionaba la prueba definitiva de la doctrina –TINA (No hay alternativa)– contra la que todos habíamos luchado.

Con el objetivo principal de salir de los memorandos antes de que finalice su mandato, independientemente del costo social, Syriza no solo aceptó todos los requisitos previos que exigía la Troika, sino que también se comprometió con la austeridad perpetua e incluso la vigilancia de la economía griega hasta 2060.

Primero se sacrifica un principio, luego otro, y en poco tiempo no hay coordenadas. No es una coincidencia que Syriza ya ni siquiera adopte la identidad de la izquierda, a pesar de que su mismo nombre significa “La Coalición de la Izquierda Radical” en griego. Ahora se describe a sí mismo como “progresista” y adopta la posición de centro-izquierda, apenas distinguible en términos políticos de la de centro-derecha.

El encanto del poder resultó ser irresistible para muchos cuadros históricos de la izquierda. Una lección importante de esta experiencia es que los funcionarios del partido, cuando se transfieren al estado como asesores y burócratas, pueden convertirse fácilmente en conversos del sistema.

El año pasado, durante las elecciones, Alexis Tsipras hizo caso omiso de la invitación de los industriales griegos para hablar en su convención. Pero este año, con las elecciones terminadas, podía asistir y decir lo que pensaba. “Es bueno recordar que, muchas veces, para estar en el lado correcto de la historia, es necesario ir más allá incluso de uno mismo”, dijo.

Alexis Tsipras y Syriza, de hecho, fueron más allá de sí mismos, contorsionando todo su proyecto político de uno que servía al pueblo a uno que servía al poder. Debemos recordar que ganar elecciones no es lo mismo que moldear y transformar la sociedad en interés del pueblo. Es vitque aprendamos de estos errores, así como de nuestros grandes momentos.

Si la experiencia griega prueba una cosa, es que las personas pueden tener una gran capacidad de recuperación cuando son sometidas a humillaciones y chantajes. Nuestra lucha por el socialismo nos anima a acercarnos a ellos, en lugar de subyugar su papel y participación en momentos decisivos de la historia. Si podemos hacer esto, entonces podemos llegar a Ítaca, juntos.

Fue diputado por Syriza en el parlamento griego y viceministro de defensa

Fuente:

https://tribunemag.co.uk/2020/11/syrizas-road-to-ruin

Traducción: Pol Tramuns

https://www.sinpermiso.info/textos/el-declive-de-syriza 

    Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *