El director del Oceanográfico, Luis Valdés, alerta de que Groenlandia es la clave del aumento del nivel del mar asegura que es pronto para diagnosticar cómo evolucionará San Lorenzo

 

LNE

La clave del aumento del nivel del mar, a causa del llamado calentamiento global, no está ni en el Ártico ni en la Antártida: reside en Groenlandia. Así lo afirmó ayer el actual director del Centro Oceanográfico de Gijón, Luis Valdés Santurio, que a primeros del año que viene dejará su puesto tras ser elegido para dirigir el área de Ciencias Oceánicas de la Unesco, con sede en París.

Luis Valdés puso ayer punto final a un ciclo de conferencias sobre el cambio climático organizadas por el Ateneo Jovellanos, con una conferencia titulada «Estudios y previsiones en los océanos frente al cambio climático». En su disertación, el todavía director del Oceanográfico de Gijón señaló que si Groenlandia se «derrite» el nivel del mar subirá siete metros lineales. Ahora bien, en este siglo el aumento puede ser de 60 centímetros si Groenlandia desaparece en el plazo de 5.000 años o de un metro a un metro con veinte centímetros si lo hace en 1.000 años.

Groenlandia es un territorio autónomo perteneciente a Dinamarca, que comprende principalmente la isla del mismo nombre, ubicada entre el océano Atlántico y el océano Ártico. Más del 84 por ciento de su superficie está cubierta de hielo y está considerada como la segunda mayor isla del mundo, tras la isla continente de Australia.

Según Luis Valdés, la Antártida conservará, salvo en sus bordes, la masa de hielo actual, mientras que el Ártico se está derritiendo, dando lugar a un nuevo paso marítimo entre Europa y Asia, por ello «hay cinco países interesados en sus fronteras».

Respecto a la situación que el aumento del nivel del mar pueda causar en la costa asturiana, Luis Valdés explicó que «es un problema global», aunque, en el caso de la playa de San Lorenzo, fue explícito al afirmar que «a ver qué ocurre cuando se acabe el puerto», en referencia a las obras de ampliación de El Musel.

En este sentido, el próximo director del área de Ciencias Oceánicas de la Unesco, tras su conferencia, explicó que la actual estructura del arenal cambiará, como se sabe, con una basculación de la arena desde la zona del Piles hacia la de San Pedro, pero «hasta que no veamos cómo queda no podemos predecir si habrá un retroceso de la playa», afirmó Luis Valdés, que fue presentado por Ricardo Anadón, catedrático de la Universidad de Oviedo.

Respecto a otras zonas de España, Luis Valdés señaló el delta del Ebro y las marismas de la desembocadura del río Guadalquivir como los lugares que se verán más afectados por el previsto aumento del nivel del mar, mientras que países como Holanda y Bangladesh o Florida (Estados Unidos) quedarán bajo las aguas. Otro problema planteado por el conferenciante fue el aumento del pH del agua marina, lo que ocasionará graves trastornos en muchas especies.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *