Gjón: El Lauredal protesta por las graves deficiencias de las viviendas sociales

 La historia El proceso se inició el 3 de enero de 2007 con la apertura del plazo de presentación de solicitudes, al que concurrieron cerca de 2.500 personas. El 26 de febrero de 2008 se entregaron, con bastante retraso, los 169 primeros pisos, y los 80 restantes tuvieron que esperar al 21 de julio pasado. La inversión en El Lauredal superó los once millones

 

El Lauredal una urbanización de alto riesgo junto a El Musel 

 

Inundaciones en el garaje, goteras y humedades en los trasteros, techos y paredes de las viviendas, problemas con la calefacción, puertas del mobiliario que se caen por estar mal colocadas, luces que no encienden, timbres que se estropean al primer soplo de viento y que obligan a cualquier hora del día o de la noche a desenchufar el telefonillo que suena como una sirena de Bomberos y techos que amenazan con caerse. Éste es el negro panorama que soportan las personas adjudicatarias de una vivienda social de alquiler en El Lauredal. Las risas de felicidad de hace sólo seis meses se transformaron en problemas que el gobierno de Asturias no soluciona.

 

 El Principado entrega las llaves de 93 viviendas en el Lauredal en régimen de alquiler, según el «superlativo» Areces, » la mayor actuación que en materia de vivienda protegida se ha llevado a cabo en Gijón» 21/07/08

 

Lo que dicen los ciudadanos

 

«Estamos abandonados por Vipasa y por el administrador, nombrado por la propia Vipasa y que no lo podemos cambiar aunque vea todo esto muy normal. La realidad es que Areces y la Alcaldesa entregaron los pisos con mucha parafernalia, pero no tenían luz ni gas y tardamos un mes en tenerlos. Ahora nadie se hace responsable de las deficiencias», explicó Sol Fernández, una de las inquilinas.

 

La situación se hace cada vez más tensa. Cada vivienda paga casi 60 euros al mes para gastos de comunidad y la gente quiere soluciones para los graves problemas planteados. «Queremos que Vipasa exija a la empresa constructora, Ogensa, que arregle los desperfectos y las averías y si no cumple con sus obligaciones que la denuncien. Lo que no puede hacer el Principado es dejarnos desamparados con los techos a punto de caérsenos encima», explicaron en un comunicado.

 

A éstos problemas internos se unen las deficiencias de los accesos a la zona, con la barrera que suponen las vías del ferrocarril para comunicarse con El Cerillero.

 

Avilés: Ogensa revela que el gobierno le prometió la ORA y más multas para favorecer a su parking

 

Adjudicatarios de vivienda social denuncian una espera de un año por las llaves del piso. Los afectados lograron algunos de los 276 pisos del Lauredal, Pintor Manuel Medina y la Carbonera en un sorteo celebrado en mayo de 2007

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *