El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho y la «Bruja Lola», consideran que «en dos meses» la crisis estará «finiquitada»

Tras entrevistarse en Santiago de Compostela -lugar de atávica tradición esotérica y cristiana, e iluminado por el reflejo del Sol sobre las cepas, recién vendimiadas, de Alvariño-  con el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño como testigo, Corbacho afirmó: «En el Banco Central Europeo cada día entran millones y millones de euros a depósito, pero no van a créditos a las entidades financieras. El negocio de una entidad financiera está en los créditos que da y en los intereses que cobra. Todas esas previsiones llevan a pensar que la crisis financiera en dos meses debería estar finiquitada y después debería comenzar un factor de confianza»

 

 

 

Corbacho comparte su técnicas premoniotorias con otro afamado adivino
 

Hace apenas un mes, el ministro de Economía y Hacienda y vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, advirtió de que «aún estamos lejos de volver a la normalidad» dado el recrudecimiento de la falta de liquidez que vive el sistema financiero.

 

El propio Solbes reconoció que es la peor crisis que recuerda. Esta situación de bloqueo se debe a que los bancos no se prestan dinero como lo harían en condiciones normales porque no se fían unos de otros ante la incertidumbre sobre la situación económica de muchas entidades.

 

Según los datos hechos públicos ayer por el INE, el número total de desempleados, que llega a los 2.600.000 parados tras aumentar en 806.900 en el últimos año (un 45,03% más), es el más elevado de los últimos diez años, pues no se registraba una cifra tal alta desde el cuarto trimestre de 1998 (2.646.400 desempleados). En este sentido, la crisis económica se nota también en la ocupación. En el tercer trimestre de 2008 se ha destruido empleo neto en términos interanuales por primera vez en 14 años.

 

 

 

 

Finalmente, la «Bruja Lola» ha advertido a Garzón, que hoy autorizó la apertura de la fosa común que supuestamente alberga los restos del poeta Federico García Lorca, que al igual que la maldición de la «Tumba de Tutankamon» ha sido refrendada por los acontecimientos históricos, en Granada ocurrirá lo mismo: «se desatará la ira granaina y un vendaval de terribles desastres recorrerá la geografía de la Península Ibérica, despues, vendrá la calma». Amén.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *