El Parlamento Europeo rechaza la directiva que permitía la jornada laboral de 65 horas

Asturbulla.- ¿Qué Gobiernos nos «gobiernan» cuando son capaces de proponer una jornada laboral de 65 horas? Sin duda representan más a la Patronal y a sus  intereses que a sus votantes. 
 
Agencias
El Parlamento Europeo ha rechazado por mayoría absoluta la polémica directiva que permitía ampliar la jornada laboral máxima a 65 horas semanales y que fue aprobada por los Gobiernos de la Unión Europea en junio.
 

El acuerdo sobre la norma que habían alcanzado los ministros de Trabajo de la UE en junio -con el voto en contra de España- recogía que, en virtud de acuerdos individuales, empresario y trabajador pudieran alargar la jornada laboral hasta 60 horas semanales, calculadas como media sobre un periodo de tres meses, e incluso hasta 65 horas en ausencia de un convenio colectivo o cuando el periodo inactivo de la guardia se considera tiempo de trabajo.

 

Los eurodiputados han aprobado ahora por mayoría absoluta una serie de enmiendas que exigen que en un plazo máximo de 3 años se supriman todas las excepciones a la jornada laboral de 48 horas semanales, con lo que bloquean esta directiva.

 

La Eurocámara ha exigido además que se considere tiempo de trabajo la totalidad del tiempo de guardia, incluido el periodo inactivo. Esto cuestiona también el acuerdo alcanzado por los Veintisiete, según el cual el periodo inactivo de la guardia (por ejemplo, cuando un médico duerme en un hospital) no debe considerarse como tiempo de trabajo a menos que la legislación nacional, un convenio colectivo o un acuerdo entre interlocutores sociales disponga lo contrario.

 

Las enmiendas fundamentales recibieron un respaldo muy superior a la mayoría absoluta de 393 votos que era necesarios para que salieran adelante. La mayoría obtuvieron más de 500 votos. Ello significa que, además de socialistas y grupos de izquierda, fueron apoyadas por muchos eurodiputados del Partido Popular Europeo, incluidos los españoles.

 

El voto de la Eurocámara abre ahora un nuevo periodo de negociación de 90 días (denominado ‘conciliación’) entre el Parlamento y el Consejo al cabo del cual, si no hay acuerdo, decae el texto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *