El rey Mohamed VI de Marruecos lo es por derecho divino, tiene el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial, pero eso sí, hace elecciones. ¡Esto sí que es una monarquiá, cuanto tenemos aún que aprender! Y, ahora, la UE lo nombra socio de honor

.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *