El Sindicato Independiente de Policía Local de Asturias, le gana el pulso al Alcalde de Pola Siero

El Juzgado de lo contencioso administrativo número 4 de Oviedo ha fallado a favor del Sindicato Independiente de Policía Local de Asturias (SIPLA) en una causa abierta acerca de las funciones que los agentes debían o no realizar en el concejo de Pola de Siero

 

 

El 17 de abril de 2008 el alcalde, Juan José Corrales, dictó una resolución en la que se decretaba que los agentes de la Policía Local estaban obligados a seguir desempeñando varias funciones que, en principio y según los propios agentes, no les correspondían. Dichas funciones eran abrir y cerrar, de forma discontinua, es decir, conforme a las necesidades, edificios municipales como el propio Consistorio, la plaza de abastos o el mercado nacional de ganados.

 

 

Juan José Corrales

 

Por otra parte, se les obligaba a asumir la gestión del registro municipal los sábados, y el transporte, colocación y retirada de vallas, bolardos, señales o indicaciones.

El SIPLA recurrió la resolución el 23 de junio, porque consideraba que todas estas funciones no corresponden a las que las leyes tanto del Estado como de la comunidad autónoma encomiendan a los agentes de Policía Local, y por lo tanto la resolución es nula. Consideran que el alcalde lo que pretende con esta resolución es emplear a los agentes para suplir las funciones que corresponden a otro tipo de personal los sábados o en otros horarios en que no pueden ser cubiertas adecuadamente.

El fallo señala que todas estas funciones podrían ordenársele a un agente de Policía dentro de la legalidad, siempre que respondieran, de forma esporádica, a una necesidad, pero no se pueden ordenar de forma genérica a través de un decreto, como es el caso.

En consecuencia, el Juzgado decide estimar el recurso del SIPLA y dar por nulo el decreto de Alcaldía. El concejal de Recursos Humanos y alcalde en funciones, Ángel García, «Cepi», dijo que el Ayuntamiento de Siero no recurrirá esta sentencia, aunque tiene la posibilidad de hacerlo. Se limitará, adelantó, a acatar la decisión.

Este acatamiento conlleva, por otro lado, tomar medidas para cubrir el servicio que van a dejar de hacer los agentes, «porque alguien tendrá que hacerlo».

Esta decisión judicial aparece en un momento de especial tensión entre el SIPLA y el equipo de gobierno, que hace dos semanas se hizo patente en una oleada de multas en las calles de Pola de Siero, Lugones y La Fresneda, y en una resolución del Alcalde en la que ordenaba a los agentes permanecer en la plaza de La Paz y que, posteriormente, fue revocada.

La consecuencia más inmediata de este enfrentamiento fue que los representantes del SIPLA decidieron no volver a asistir a las mesas de negociación del convenio colectivo, en las que hasta ahora siempre habían tomado parte con el resto de sindicatos municipales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *