El sistema sanitario español pierde mucho fuelle. Bernat Soria culpa a las comunidades autónomas

La sanidad española retrocede. Al menos, eso se desprende del ranking anual Euro Health Consumer Index, elaborado por la consultora sueca Health Consumer Powerhouse en 31 países europeos. España ha perdido cuatro puestros con respecto al estudio del año pasado y se sitúa en el puesto número 18, sólo por delante de la mayoría de países de la Europa del Este y Centroeuropa, así como Grecia y Portugal. Publicado por primera vez en 2005, este índice se elabora a partir de estadísticas publicadas y de investigaciones independientes

 

 

 

El sistema sanitario nacional obtiene unos mediocres 639 puntos de los 1000 posibles, quedando superado por el de países como Hungría y la República Checa. Según el informe, publicado este jueves en Bruselas, uno de los grandes motivos de tan baja puntuación son las listas de espera, un problema del que también adolece el vecino Portugal. En el apartado de tiempo de espera para recibir tratamiento, España suspende con 93 puntos de los 200 posibles (la media europea está en 124 puntos). Tampoco logra superar la media en el área de e-Health, es decir, transferencia de datos digitalmente, receta electrónica… (50 sobre 100, si bien la media comunitaria se queda aquí en 51 puntos). Los peores datos los recibe en áreas como los derechos de los pacientes e información (75 puntos sobre 150, por debajo de una mediana de 100).

 

Los autores del informe no dudan de la excelencia de la medicina en nuestro país, si bien señalan que «todavía parece que acudir a la sanidad privada es necesario si los pacientes quieren una excelencia real», reza el informe. Muchos españoles para obtener un buen servicio en un tiempo razonable tienen que recurrir al sector privado, subrayan los investigadores, quienes indican que, en muchas zonas del país, la estructura de la sanidad pública especializada resulta insuficiente para atender la demanda.

 

Precisamente, la investigación señala que las diferencias regionales en la atención médica son mucho más elevadas en Italia o España, en comparación con países como Reino Unido. Tanto italianos como británicos están por delante de nuestro sistema, con el puesto 13 y 17, respectivamente.

 

El ranking lo lidera el norte de Europa, con Holanda en primer puesto (839 puntos), seguida por Dinamarca (que con 820 puntos ha avanzado nada menos que siete puestos, con respecto al listado del año pasado) y Austria (que en 2007 ostentaba el primer puesto y ahora ha logrado 784 puntos).

 

Buenas notas en tres aspectos. Así, en el apartado de resultados médicos (supervivencia a un infarto de miocardio o a un tumor) obtiene 179 puntos sobre 250 (la media está en 160), en la gama de servicios médicos ofrecidos (mamografías, atención dental, vacunación infantil…) ‘saca’ un 117 sobre 150 (la mediana se queda en 98) y, finalmente, el acceso a fármacos obtiene un notable 125 sobre 150 (la media, 98).

 

Con respecto a esta última puntuación, el informe cuestiona si el acceso a fármacos no resulta excesivamente bueno en el caso de los antibióticos, un medicamento que, teóricamente, requiere prescripción médica.

 

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, cree que la mala coordinación entre las CCAA afecta a la calidad del sistema sanitario

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *