Hacienda y el Ayuntamiento de Gijón, oficializan el CATASTRAZO frente a la oposición ciudadana

Gijón hace efectiva la subida del Catastro pese al refuerzo de la oposición vecinal, «Si el Ayuntamiento tira para adelante, nosotros también; no es cosa de un día, sino de diez años», se mantiene desde Ciudadanos Contra el Catastrazo

 

 Cacerolada contra el CATASTRAZO del Ayuntamiento el pasado 18 de diciembre

Gijón estrenó 2009 haciendo efectiva la compleja y controvertida revisión catastral impulsada desde Hacienda con el apoyo del gobierno municipal, y que fue uno de los motivos de debate ciudadano más importantes del último semestre del pasado año. Sin embargo, la entrada en vigor de los nuevos valores, marcada ya de antemano para el 1 de enero de este 2009, no pone fin a la polémica ciudadana. Los responsables del catastro en el Ministerio de Economía y Hacienda tienen que hacer frente ya a casi 3.500 recursos de los gijoneses -una cifra que crecerá según se vayan tramitando las reclamaciones a título individual en los tiempos establecidos a partir de la recepción de la notificación catastral- y al Ayuntamiento le espera la puesta en marcha de una plataforma ciudadana que aglutine todos los colectivos y vecinos que se oponen a lo que denominan «CATASTRAZO».

 

Los opositores, fundamentalmente vecinos de la zona rural, ya dieron un aviso con una cacerolada en la plaza Mayor, pero la llegada del nuevo año trae la organización de una plataforma ciudadana de mayor envergadura y capacidad de organización. La cita para su puesta en marcha está señalada para el día 13 en una asamblea que tendrá lugar en las dependencias de la Casa Sindical de Sanz Crespo. «Para nosotros no ha cambiado nada en absoluto con respecto al año pasado. Si el Ayuntamiento tira para adelante, nosotros también tiramos para adelante. No se trata de lo que pase un día, sino de lo que pasará los próximos diez años», explica Alonso Gallardo, actual portavoz del colectivo Ciudadanos Contra el Catastrazo, que actúa como germen de esa futura plataforma ciudadana que lidere la oposición a la revisión catastral y sus consecuencias en el pago de los impuestos.

 

La posibilidad de establecer contactos con los vecinos de Piloña y Mieres, donde también hay actualizaciones catastrales en marcha, y la opción de recurrir a los tribunales están en el pensamiento del colectivo de opositores al proceso catastral. «Esto se puede parar, hay posibilidades de dar marcha atrás», explica Gallardo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *