¿Qué hará Rajoy con el valle de Franco?

El abuelo de Rajoy fue unos de los redactores del Estatuto de Galicia con la segunda República, pero más de una vez dejó dicho que la Ley de Memoria Histórica no sirve absolutamente para nada y que no tiene ningún interés en que esté en vigor. Es probable, por lo tanto, que con su previsible victoria el 20-N, ese criterio y los recortes económicos que con toda seguridad hará su gobierno, acaben con la política de subvenciones que su predecesor en La Moncloa dedicó a la aplicación de esa ley. Una parte de los 20 millones de euros destinados en los últimos cinco años tuvo por objeto la apertura de fosas donde están enterradas las víctimas del franquismo.

Entre las cuestiones pendientes que dejará Zapatero referidas a esa materia, sobre todo por la prevención y dilación puestas en acometerla, se encuentra el destino que se dará al Valle de los Caídos, la basílica católica donde está enterrado el dictador y que durante todo su régimen fue identificada por los españoles como el mausoleo donde reposaban los caídos por Dios y por España. El monumento, en el que trabajaron presos republicanos, fue escenario después de la muerte de Franco de repetidos homenajes en su recuerdo, hasta que la Ley de Memoria Histórica prohibió ese tipo de celebraciones.

Era intención del ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, que una comisión de expertos reinventase el Valle de Franco como ámbito de lo que se ha dado en llamar una memoria histórica reconciliada, algo para la cual -sobre todo después del adelanto de los comicios- ya no habrá tiempo. Cabe suponer, por lo tanto, que corresponderá al gobierno de Rajoy tomar alguna decisión al respecto, aunque lo probable es que don Mariano no lo haga. No tiene ningún interés en que ley esté en vigor, según sus propias palabras, ni se lo perdonaría ese porcentaje estimable de votantes franquistas de los que se nutre su partido.

Espero que eso no comporte el retorno cada 20-N de los nostálgicos del viejo régimen al Valle de Franco para homenajear a su caudillo. Lo acordado por el Consejo de Europa, cuando condenó el franquismo en 2006, fue que el 18 de julio sea la fecha que lo recuerde y que se instale una exposición permanente en el Valle de los Caídos en homenaje a los presidarios republicanos que lo construyeron. Si eso no llegó a cuajar con quienes redactaron y aprobaron la Ley de Memoria Histórica, ¿qué se puede esperar de quienes la reprueban?

Público

    Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *