La Banca impone al Gobierno las condiciones para abrir el crédito (¿Es que alguien dudaba de quién gobierna y mada en este reino confesional católico de los borbones?)

Los banqueros con Pedro Solbes. efe/paco campos.

El Gobierno estudia cómo elevar los beneficios bancarios en los préstamos públicos [ ¿Más todavía? ] El Banco de España suaviza su criterio sobre la moratoria de hipotecas

 

Público

Las casi tres horas de reunión del pasado lunes empiezan a dar resultados. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el vicepresidente económico, Pedro Solbes, aseguraron a los principales banqueros del país que analizarían algunas de sus demandas para que éstos repartieran más crédito entre los hogares y las empresas y ya están trabajando para poner en práctica algunas de ellas. El Ejecutivo está estudiando cómo elevar el beneficio que entrega a las entidades por conceder los créditos del ICO, especialmente los de la Línea Liquidez (dotada con 10.000 millones de euros), que fue creada por el Gobierno para paliar las dificultades que están encontrando las empresas para financiar su actividad diaria.

Por ahora, las entidades cobran un margen de entre el 1,5% y el 2,5% (dependiendo de la solvencia de la empresa a financiar) por conceder estos préstamos y asumir la mitad del riesgo en caso de que no se los devuelvan. La intención del Gobierno es subir esas cuantías. Ahora está por determinar cuánto y si se trasladará todo el incremento a los consumidores o si el ICO subvencionará una parte para que no se encarezca mucho el préstamo. Este punto es importante porque Rodríguez Zapatero no quiere que las empresas se le echen encima por dar créditos demasiados caros.

Las entidades cobran entre el 1,5% y el 2,5% por conceder estos préstamos

Al margen de si las entidades ganan más o menos, los créditos del ICO podrían encarecerse en los próximos meses debido a que los problemas que existen en los mercados internacionales de deuda están elevando los precios para conseguir fondos. Y el organismo público tiene que trasladar este mayor coste a los clientes.

Otra de las peticiones de las entidades financieras es que el Estado asuma una parte mayor del riesgo en la Línea Liquidez y que, incluso, corra con la totalidad del crédito en caso de impago, como hace en el resto de los programas públicos de financiación, como la Línea ICO-Pyme. Pero fuentes cercanas al Ejecutivo aseguran que, de momento, no están trabajando en ello, aunque no descartan que se acepte elevar ligeramente el riesgo total que asume el ICO, tal y como se ha hecho con la moratoria para hipotecas. En este programa, el banco público sólo cubría, inicialmente, el 8% de la morosidad total que se produjera y, al final, ha aceptado elevar esa cifra al 12%. En la de liquidez, de momento, sólo se hace responsable del 5% de los impagos totales del programa, es decir, de 500 millones.

El Gobierno aprobará las nuevas condiciones del ICO en la Comisión Delegada de Asuntos Económicos (también tendría posibilidad de hacerlo en el Consejo de Ministros) y, posteriormente, será el ICO quien traslade a las entidades los cambios. Una vez que el Gobierno tome la decisión, el trámite no debería prolongarse más de diez días porque se trataría únicamente de hacer un anexo al contrato firmado con cada uno de los bancos o cajas adheridas al programa.

Moratoria de hipotecas

Otro de los réditos que ha conseguido la banca de la reunión ha venido del Banco de España. El vicepresidente Solbes se ofreció en la reunión para interceder ante el supervisor para que no dificultara con sus exigencias el desarrollo de la moratoria de las hipotecas (posibilidad de aplazar hasta 500 euros del préstamo a los parados). Las entidades pedían que los créditos acogidos a esta opción no tuvieran que contabilizarse como morosos, ya que el ICO abonará las cuantías aplazadas, hasta un máximo de 12.000 euros. Apenas 40 horas después de la reunión en Moncloa, el supervisor hizo saber a las entidades que acepta su petición, informaron a Público fuentes del sector.

Algunas entidades habían consultado hace semanas al supervisor para saber cómo debían apuntar esos créditos en sus balances porque esa figura no estaba contemplada en las normas contables.

El Gobierno empieza, por tanto, a cumplir sus compromisos con la banca para intentar conseguir que las líneas ICO, dotadas con 29.000 millones, lleguen a sus destinatarios finales. Es la ayuda más directa que ha establecido el Gobierno para ayudar a empresas y hogares, y tiene que intentar que funcionen por todos los medios. Ahora queda por ver cómo reaccionarán las entidades y si definitivamente sirven para estimular el crédito y la economía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *