La ONU reanudará su labor humanitaria en Gaza y exige investigar «Crímenes de Guerra»

La ONU anunció ayer que reanudará sus operaciones en Gaza después de recibir «garantías creíbles» del alto mando militar israelí de que sus tropas respetarán las labores humanitarias de la organización

 

 

«En consecuencia, los desplazamientos del personal de la ONU, que ayer se suspendieron, se reanudarán en cuanto sea posible», dijo en una conferencia de prensa la portavoz del organismo multilateral, Michele Montás.

 

Explicó que el mando del Ejército hebreo comunicó su compromiso de respetar la seguridad de los empleados de la ONU durante una reunión con una delegación de alto nivel de la organización en el cuartel general israelí, situado en Tel Aviv.

 

«Se informó a la ONU de que lamentaban profundamente los incidentes que llevaron a la suspensión temporal de los desplazamientos del personal de Naciones Unidas y de que tales incidentes no reflejaban la política oficial del Gobierno», señaló la portavoz.

 

Montás indicó que los representantes de Naciones Unidas recibieron «garantías creíbles de que se respetará por completo al personal, las instalaciones y las operaciones humanitarias» del organismo en Gaza.

 

Para ello, el Ejército israelí se comprometió a mejorar los mecanismos de enlace con las agencias de la ONU en Gaza, así como la coordinación entre los mandos y sus unidades en la zona.

 

El director de las operaciones en Gaza de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA), John Ging, expresó su deseo de que las medidas que tomen los militares israelíes «permitan confiar en la información» que proporcionan para desplazarse en las zonas queson blanco del fuego.

 

«Lo que se refleja es que han aceptado las preocupaciones que habíamos expresado sobre los incidentes que se han producido», agregó el diplomático irlandés, que participó en la conferencia de prensa vía satélite desde Gaza.

 

La UNRWA anunció el jueves la interrupción de sus desplazamientos dentro del territorio palestino después de que un tanque israelí disparara contra uno de sus convoyes de ayuda humanitaria.

 

El ataque se saldó con la muerte de un conductor contratado por la agencia, mientras que otros dos fueron heridos, uno de ellos de gravedad.

 

La suma de este incidente a otros ataques contra vehículos e instalaciones de la ONU en Gaza llevaron a que la UNRWA paralizara el movimiento de su personal, a la espera de que Israel explicara lo ocurrido y ofreciera garantías de seguridad.

 

La UNWRA, responsable de la asistencia a 1,1 millones de refugiados palestinos en Gaza, tiene almacenados allí «alimentos sólo para unos días», por lo que resulta imperativo reanudar la entrada de suministros al territorio.

 

Presuntos «Crímenes de Guerra» del Israel en Gaza

 

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para la Defensa de los Derechos Humanos exigió hoy una investigación independiente sobre «crímenes de guerra» que habría cometido Israel en la Franja de Gaza, luego de informes de que las fuerzas israelíes bombardearon una vivienda repleta de civiles palestinos y mataron a 30 personas.

 

La sudafricana Navi Pillay informó durante una reunión de emergencia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que si bien el daño causado a civiles israelíes por parte de los cohetes de Hamas era totalmente inaceptable, eso no excusaba los presuntos abusos llevados a cabo por las fuerzas israelíes como represalia.

 

Posteriormente, en una entrevista que le hizo la BBC de Londres, Pillay dijo que un incidente esta semana en Ciudad Gaza «parece contar con todos los elementos de un crimen de guerra».

 

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU dijo que soldados israelíes ordenaron la evacuación de civiles palestinos de un edificio en la urbanización de Zeitoun el 4 de enero y 24 horas después bombardearon el sitio.

 

La agencia de la ONU dijo que 110 personas se hallaban en el edificio, de acuerdo a un testimonio de cuatro testigos. De ese total, 30 personas murieron, dijo la ONU.

 

Por otra parte, la Cruz Roja Internacional acusó al Ejército de Israel de negar permiso a rescatistas, durante cuatro días consecutivos, para poder asistir a personas heridas en esa urbanización. Según el Ejército de Israel, la demora se debió a que se libraron combates en esa zona.

 

Pillay dijo al consejo, con sede en Ginebra, que todos los bandos participantes en el conflicto deben atender a los heridos y no atacar a trabajadores de salud pública, hospitales y ambulancias.

 

Las violaciones a las leyes humanitarias internacionales son crímenes de guerra, dijo Pillay.

 

El consejo, de 47 miembros, que tiene mayoría de delegados africanos y árabes, está discutiendo una resolución de condena a Israel por sus acciones en Gaza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *