La patronal asturiana de la construcción denuncia, en 2008, adjudicaciones de obra pública de Fomento en Asturias con “baja temeraria”, adjudicadas en 2006

La patronal asturiana de la construcción (CAC) denuncia, a finales de 2008, adjudicaciones de  obras de Fomento en Asturias, con “baja temeraria” en obra pública, adjudicada en 2006. Se nota que la crisis va a deshacer muchas “amistades” anteriores. Nos preguntamos si dentro de esa “baja temeraria” están incluidas las “comisiones”  

 

 

 Trevín dice que las obras de algunos tramos de la Autovía del Cantábrico

«finalizarán antes de plazo»

 

 

La patronal asturiana de la construcción (CAC) ha alertado de que las administraciones están adjudicando obras públicas hasta un 25 por ciento por debajo de su coste real, lo que en muchos casos obliga a las empresas adjudicatarias a asumir enormes riesgos económicos. Las constructoras estarían concursando a la baja para poder acceder a los contratos y mantener así su actividad empresarial, y más en la situación actual de crisis.

 

Fernando Rodríguez Valledor, presidente de los contratistas de la CAC, afirma, en un artículo publicado en la revista Ático, que edita la patronal asturiana de la construcción que las rebajas en las adjudicaciones están provocando que las obras «no se empiecen o lo hagan a paso de tortuga», mientras, según asegura, las empresas tratan por todos los medios de modificar los proyectos para reducir una parte de la obra y poder ajustarla así al precio de la adjudicación.

 

La patronal de la construcción denuncia ahora en 2008 un tramo que se licitó en marzo de 2006

 

Un ejemplo de ello podría ser lo que está ocurriendo en el tramo de la Autovía del Cantábrico Navia-Tapia. Fomento licitó las obras por 73,5 millones de euros, pero la empresa constructora presentó una oferta de 52 millones. Los trabajos se paralizaron a los pocos meses de comenzar, cuando apenas se habían llevado a cabo los primeros movimientos de tierra. Al parecer, la constructora pide más dinero al Ministerio de Fomento, argumentando la necesidad de introducir modificados en el proyecto, como podría ocurrir en la parte del tramo que abarca el viaducto de Porcía. Circunstancias similares se dan en otros tramos de autovía en la región y en alguna carretera en obras.

 

Rodríguez Valledor denuncia que con estas prácticas la obra pierde calidad y se retrasa notablemente su plazo de ejecución. También advierte de que se están percibiendo conflictos entre constructoras que están perjudicando a gran número de subcontratas y proveedores, de los que muchos ya han quebrado. «Nos preocupamos y nos escandalizamos, y con mucha razón, de que en las tiendas no se comercialicen artículos confeccionados en países cuyos trabajadores estén sometidos a condiciones de explotación, cosa que abarata los costes a costa de la dignidad de las personas, pero nunca oímos a nadie escandalizarse porque en una obra pública se pague el aglomerado o el hormigón armado un 30 por ciento por debajo de su coste», puntualizó.

 

Por todo ello, el presidente de los contratistas asturianos considera necesario aumentar la licitación de obra pública todo lo posible, pero adjudicando en condiciones de mercado en lo relativo al precio. Lo contrario, advierte, sería como «echar más agua a un ahogado».

 

La patronal de la construcción asturiana (CAC) ha alertado de que la Administración está adjudicando obra pública hasta un 25 por ciento por debajo de su precio real, lo que está provocando retrasos considerables en algunas infraestructuras, al no poder hacer frente a su coste las empresas.

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *