La servidumbre voluntaria

De la OTAN, la UEy los EEUU

 

En una época en la que cada vez hay más afición a seguir ciertas series cinematográficas, o sea, de ficción, yo sigo con una serie centrada en la vida misma. Es un decir, porque mi serie va de zombis: la UE y la OTAN. Los dos hacen como si estuviesen vivos y los dos se están multiplicando este mes de diciembre, como para demostrar que en este año 2020 aún siguen teniendo algo que hacer.

Si en la antrada anterior os hablaba del “equilibrio práctico de irracionalidad” de la UE (donde insistiré porque lo que ocurrió en su reunión del 10-11 fue curioso y reseñable), lo que está siguiendo en la OTAN es para echarles de comer aparte.

Y como la cosa va de series, voy a coger a un autor del siglo XVI, francés, Étienne de La Boétie, que escribió un maravilloso libro titulado “Discurso de la servidumbre voluntaria”. En una época donde la cultura se circunscribe a los tuits y la movilización al me gusta, un poco de cultura no viene mal. Y le elijo por tres razones: porque en Francia hay una discusión cada vez mayor sobre la pertenencia a la UE, porque es desde Francia desde donde se está presionando para una mayor autonomía respecto de la OTAN y porque tanto los “chalecos amarillos” como las protestas contra la ley de seguridad están poniendo de relieve que Francia es el único país de la UE donde la gente se resiste a ser ovejas. O lo que es lo mismo, a ser siervos. Como hago siempre, no voy a facilitaros mucho las cosas, buscad por ahí si tenéis interés en lo que dice el libro en cuestión.

El episodio de hoy sigue a la presentación por el zombie de la OTAN de su “nueva” perspectiva para el 2030 de la que ya os hablé. La OTAN, como todo el mundo occidental, está en quiebra y su hegemonía desaparece sin remisión. Para aparentar que es aún algo a lo que temer, como al hombre del saco, el nuevo enemigo es China. Esa es la novedad, junto a que se rompen los principios en los que asentaba hasta ahora (como el veto y la unanimidad) para evitar follones con Turquía, por ejemplo, como intenta también ese otro zombie que es la UE.

En el episodio de la serie de hoy el protagonista indiscutible es su secretario general, ese gran socialdemócrata noruego que cada vez que habla hace que suba el pan. Es, sin duda, el protagonista que le hubiese gustado a La Boétie. Así, nuestro personaje se está multiplicando en entrevistas para vender lo invendible, pero lo hace tan mal que todo queda al desnudo. Como las monarquías. Si a los monárquicos lo que les queda es reivindicar la actualidad del derecho de pernada, a los otánicos lo que les queda es otro tanto. 

Así, nuestro protagonista hace un repaso a lo que ha sido su vida en este año 2020 en varios países y reconoce cosas que no hubiese tenido que reconocer el pasado 7 de diciembre.

Afganistán.- Es sabido que EEUU llegó a un “acuerdo de paz” (sic) con los talibanes (recordad que uno de sus mantras es que no se negocia nunca con terroristas) y que eso supone que la OTAN tiene que salir también. Pues nuestro protagonista dice que la OTAN no sabe qué hacer porque “si nos quedamos, corremos el riesgo de más peleas; si nos vamos, corremos el riesgo de perder lo que habíamos obtenido” y que la OTAN fue a Afganistán “para proteger nuestros propios intereses”. Vaya hombre, todo eso de los “valores” queda donde siempre estuvo: en nada. Se fue allí por servidumbre a EEUU y, de paso, para lograr alguna que otra migaja y ahora se tiene miedo de perder lo poco que se logró. Porque lo que se oculta (escena retrospectiva en la serie) es que en estos 20 años los talibanes han recuperado casi el 70% del control de Afganistán, de ahí el intento de paz. A la fuerza, desde luego. En verde, lo que controlan los talibanes, en oscuro el control total. En rojo, el gobierno que apoyan EEUU y la OTAN. En amarillo, las zonas en disputa.

 

Europa.- “EEUU seguirá comprometido con Europa y seguirá manteniendo una importante presencia militar”. Trump intentó reducir algo las tropas, Biden ya tiene el camino limpio para mantenerlas porque, como ya se dijo (escena retrospectiva en la serie) en 2018 por parte de los demócratas “”EEUU permanece en la OTAN y la apoya no para servir a los intereses europeos, sino a sí mismo”. De ahí lo nuevo sobre China. “Sin EEUU, Europa no puede defenderse”, dice nuestro protagonista (escena retrospectiva de Macron hablando de la “muerte cerebral” de la OTAN y de la necesidad de una defensa europea propia). Y mientras esa escena retrospectiva entra en blanco y negro, la voz de nuestro protagonista remata: “debemos evitar cualquier percepción de que Europa puede gestionar las cosas sin la OTAN”. En la escena retrospectiva Macron hace un movimiento de cabeza, como disconforme con lo que acaba de decir el protagonista, y éste parece que rectifica: “apoyo el fortalecimiento de los esfuerzos europeos en defensa, con la condición de que sean complementarios a la OTAN, no dupliquen las capacidades de la Alianza y no constituyan una alternativa”.

China.- Nuestro protagonista de hoy certifica que “China es un desafío para todos los aliados” y que, por ello, “este desafío hace que la OTAN sea aún más importante que antes”. Aquí la serie queda en silencio, recreándose en un primer plano del protagonista y sin comentarios, solo con un pequeño sonido de música de erhu, el instrumento tradicional de música china de dos cuerdas. Nótese el tono como de marcha, incluso alegre de la composición.

 

 – Veto.- “Buscamos la forma de hacer más eficiente la toma de decisiones”. Aunque… “la OTAN es una alianza basada en valores, una comunidad de democracias que comparten la misma visión de las cosas”. Escena retrospectiva de 2015, cuando Obama ya dijo eso de que la OTAN era una “alianza de democracias”, y de Estambul y la basílica de Santa Sofía, convertida ahora en mezquita, dando pie a que los espectadores tengan presente a Turquía.

El capítulo termina con una cita de Le Boétie afirmando que la sumisión más salvaje no es la que se impone por la fuerza, sino por la elección popular (en el Estado español hubo un referéndum sobre la OTAN en 1986 en el que se votó que se entraba, pero no en la estructura militar y se incumplió) y de la pasividad de la costumbre.

http://elterritoriodellince.blogspot.com/

    Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *