Las carreteras asturianas registran 120 argayos en solo tres semanas y «Buendía» lo achaca todo a el «mal tiempo» y a la «orografía» de la región

Asturias registró, al menos, 120 argayos en las últimas tres semanas. Las carreteras que depende del gobierno de Asturias se caen a pedazos. Ya se ha ocasionado un muerto, Juan Eduardo Prieto Estrada, vecino de Madrid de 55 años, quedó atrapado en su vehículo bajo toneladas de piedras y barro, en la carrtera As-227 que une Belmonte con Somiedo,  inaugurado el pasado 14 de octubre despues de unas obras de remodelación que abordó el gobierno de Asturias

 

 

Juan Eduardo Prieto Estrada, vecino de Madrid de 55 años, murió sepultado en su vehículo bajo toneladas de piedras y barro, en Belmonte. La vía A-227 fue reformada por el Principado hace apenas un mes y muchos usuarios advertían, a simple vista, que los taludes eran inestables

 

 

El cinismo está de moda y es moneda corriente

 

El consejero de Infraestructuras, Francisco González Buendía,  negó en su comparecencia en la Junta General de Asturias cualquier tipo de inseguridad en las carreteras asturianas. Es más, aseguró que «existen sucesos fortuitos, desgraciados y lamentables», porque además «esto no es Onzonilla-Benavente, sino Asturias con su difícil orografía».

 

Echó mano del mal tiempo –«el peor desde los 70»– y de las características de la región para recordar, una vez más, que la obra realizada e inaugurada el pasado 14 de octubre en la A-227 está bien hecha y no ha tenido «nada que ver» con el talud. Es más, comentó que hubiera pasado aunque la carretera no se hubiese reparado porque «el desprendimiento fue a unos 25 metros ladera arriba», «más arriba de la afección de las obras». Además, defendió las características de la vía y aseguró que, al margen del suceso, el resto de los incidentes son los normales en este tipo de carreteras en su primer año «hasta que se replante la vegetación».

 

Si hay «negligencia» porque no hay denuncia en el juzgado, más cinismo

 

El diputado del PP, Alfonso Román López no está de acuerdo y acusa de «negligencia» al Gobierno de Asturias y no comparte el argumento de que la vía está en buenas condiciones.

 

Según López «tiene poco arcén, falta aparcamiento y al realizar la obra enterraron varias fuentes» y claro, puntualiza, «la naturaleza es como es y lo normal es que con la lluvia si hay fuentes enterradas haya embolsamientos».

 

Tampoco está de acuerdo en echar toda la culpa al mal tiempo y a la orografía. En este sentido, destacó que la AS-227 entre Belmonte de Miranda y Aguasmestas, fue inaugurada hace poco más de un mes y «ya presentaba tres argayos importantes y otros 15 más pequeños, pero lo peor de todo es que ya ha costado la vida a una persona». «Ha pasado lo que nosotros y los vecinos ya advertíamos», comentó.

 


 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *