LNE anuncia la llegada de buques gaseros con destino a la Regasificadora que no quieren los ciudanos de Gijón

La llegada de gaseros obliga a construir dos potentes remolcadores

 

 

Las dragas que se encargarán de extraer arena del fondo marino para relleno de los futuros muelles de El Musel llegarán en marzo o en abril próximos al puerto gijonés, según explicó ayer el director de la Autoridad Portuaria y de la obra de ampliación de El Musel, José Luis Díaz Rato.

 

Las dragas trabajarán en dos campañas extrayendo cada año 10 millones de metros cúbicos de arena para los rellenos, agregó el directivo portuario. Díaz Rato explicó que lo que a día de hoy aún no tiene visos de solución es el conflicto con el Ayuntamiento de Carreño, que está impidiendo el desmonte del alto de Aboño para utilizar el material de esa colina como relleno para la gran obra.

 

El director de El Musel consideró que la magna obra portuaria concluirá en agosto de 2010 debido a que «el nivel de riesgo» de la actuación ya ha bajado. Se ha hecho la parte más complicada, construyendo todos los diques, salvo los espaldones de los mismos. En la actualidad la obra gira en torno a completar los espaldones y a colocar capas de bloques del contradique.

 

Díaz Rato hizo estas consideraciones tras la inauguración de la muestra «Puerto de Gijón. Embarcaciones portuarias» en la sala de exposiciones de la antigua rula. En la muestra se hace un repaso a las embarcaciones para trabajos portuarios, tanto los de servicios a los navíos mercantes como los de obras portuarias.

 

Como muestra de la evolución de las embarcaciones Díaz Rato contrapuso los remolcadores históricos, como el Jove, del que se pueden ver varias piezas en la muestra y que tenía un tiro (potencia) de 15 toneladas, con los remolcadores que construirá el astillero asturiano Armón con un tiro de 100 toneladas para la empresa de remolcadores.

 

 

 

Los dos remolcadores que construirá Armón duplican la potencia de los actuales (50 toneladas) y son necesarios para arrastrar a los gaseros que suministrarán a la planta de la regasificadora a partir de 2011. La vela de estos barcos (altura que sobresale del agua) hace que el viento dificulte su arrastre, por lo que no son suficientemente potentes los remolcadores actualmente en servicio en El Musel, explicó Díaz Rato.

 

Regasificadora No

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *