“Los europeos vivimos en una Unión despiadada”

Entrevista: Sami Naïr, catedrático de Ciencias Políticas cree que la Unión Europea no ha sabido afrontar el problema de los refugiados. “Este acuerdo no va a ningún lado”, sentencia.

El catedrático de Ciencias Políticas Sami Naïr (Argelia, 69 años) ha asegurado en una entrevista a Público que “los europeos vivimos en una Unión despiadada”, en relación al acuerdo entre la Unión Europea y Turquía sobre la deportación de los inmigrantes y refugiados a Turquía. Pacto que además “no va a ningún lado porque Europa está muy dividida entre los diferentes intereses que tienen los países que la integran”.

El francés de origen argelino sostiene que esta resolución no funcionará porque “han puesto en manos de los griegos unos medios para controlar y echar a la gente hacia Turquía. Y estos últimos, esperan conseguir el derecho de libre circulación. Algo que es muy difícil de conseguir”.

 

Asimismo, Naïr cree que este pacto entre “Alemania y Turquía” es una “vulneración sistemática de todos los valores que se prometieron cuando se creó la UE”.

 

“Queda mucho por hacer”

 

El especialista en movimientos migratorios considera que “queda mucho por hacer” en materia política, económica y social, ya que “estamos tapando los agujeros para aparentar que estamos haciendo algo mientras seguimos actuando de manera policíaca para enfrentar esta demanda migratoria de la peor forma posible”.

Para Sami Naïr, la UE “no tiene la culpa” de la crisis de los refugiados, pues, según él, “el problema ha sido que las instituciones no han sabido afrontar este fenómeno”. Además, asegura que “la política que empezó a practicarse en los 80 ha fracasado. Cuando necesitábamos inmigrantes, habríamos la puerta. Cuando no, las cerramos”.

Y es que, en palabras de Naïr, “Schengen no estaba a la altura de la demanda migratoria. Teníamos normas comunes, pero no hubo una manera común de responder ante esto”. La financiación y los recursos también han jugado un papel “importante”, pues, según el francés, la UE tenía que haber financiado a países como Grecia, Macedonia y Hungría para identificar a los refugiados y ayudarles. “Teníamos las herramientas para hacerlo y en cambio, no lo hicimos”, afirma.

 

Carácter altermundialista

 

El politólogo piensa que el ciudadano europeo “no existe”, ya que está integrado en su país, pero no en la UE. “A pesar de sus derechos, no actúan como europeos. Y eso lo hemos podido ver en todos los países con esta situación, pues una parte del país ha reaccionado bien, pero otra parte no”.

 

Aún así, para Naïr, el papel de los europeos es “muy importante”. Incluso, echa de menos el carácter propio del movimiento altermundialista de los 90 en esta crisis de los refugiados. “En aquellos tiempos, podíamos organizar diferentes manifestaciones en Roma, París, Madrid o en Seattle, y la opinión pública se movilizaba para luchar por nuestros derechos. Eso es, quizás, lo que falta ahora”.

 

El Gobierno español

 

“El gobierno español no está dando muestras de la solidaridad ni de generosidad”, sostiene el catedrático, quien además opina que España está actuando de forma “dilatoria” porque “desde el primer momento, el país no quiso comprometerse, mientras que la sociedad española se ha estado movilizando”.

Asimismo, Naïr cree que España está experimentando una “política delictiva y policíaca como la de la UE”, en relación a la gestión que el Gobierno español ha hecho en Ceuta Y Melilla. No obstante, en palabras del politótologo, “a pesar de las movilizaciones que se han ido sucediendo con esta crisis humanitaria, sólo hemos aceptado a 18 refugiados. Debemos ser más humanitarios”

Para el politólogo francés, la Unión Europea necesita una nueva política migratoria basada en el “análisis del entorno geoeconómico del conjunto europeo y una modificación de los instrumentos políticos para definir quién es refugiado y quién es un inmigrante económico”.

Público.es

    Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *