Los sindicatos quedan noqueados y sin propuestas ante las «mega» cifras de aumento del paro en la comarca de Avilés. Las inscripciones del paro en la comarca avilesina durante el pasado mes de octubre ascendierón a 802 personas, una media de 35 por día

Como consecuencia de tan abultado aumento del número de parados -octubre se cerró con un incremento de la bolsa comarcal de desocupados del 12,71 por ciento- las cifras del desempleo volvieron a caer al nivel de abril de 2007. Es decir, la crisis se llevó por delante en treinta días la mejoría del mercado laboral cimentada a lo largo de los últimos 18 meses. Ya son 7.110 parados -otra vez por encima del psicológico «siete mil»- y lo peor está por llegar, según avisan los responsables sindicales de UGT, CC OO y USO en la comarca, que de momento se conforman con ser notarios de lo que ocurre

 

 

 

 

 

Si el repunte del paro asturiano fue del 7,93 por ciento durante el mes de octubre, un dato que el propio Gobierno del Principado reconoció como malo, para el conjunto de la comarca de Avilés, el porcentaje fue aún peor: el 12,71 por ciento. El desempleo tuvo peor comportamiento que la media asturiana en todos y cada uno de los municipios del área avilesina: incluso en alguno dobló el indicador regional. La crisis, que no existía, destruye en la comarca de Avilés, en 30 días, la mejora que tuvo el empleo en el último año y medio.

 

Así, subió un 11,56 por ciento (467 personas) en Avilés, un 14,09 por ciento (131 personas) en Castrillón, un 18,18 por ciento (142 personas) en Corvera, un 12,07 por ciento (42 personas) en Gozón, un 19,23 por ciento (5 personas) en Illas y un 8,24 por ciento (15 personas) en Soto del Barco.

 

Estos pésimos números no vienen más que a confirmar los temores que ya esbozaron días atrás los sindicatos y la patronal de la construcción y están en línea con otras señales negativas que emite el mercado laboral, como el aumento en más de un 30 por ciento del número de solicitudes de desempleo en lo que va de año.

 

Las reacciones de los tres principales sindicatos de la comarca, UGT, CC.OO y USO, dejan mucho que desear y denotan que los sindicatos no se van a poner al frente de la movilización social, para buscar soluciones, en todo caso intentarán frenarla y reconducirla, mientras puedan.

 

UGT, impresentable, le vale todo para hacer de comparsa del gobierno autónomo, pero propuestas ninguna, miedo para el cuerpo de los ciiudadanos y que hagan la vista gorda a todos los proyectos contaminantes; a este paso pronto pedirá que se salten los procedimientos legales y que se supriman las alegaciones. El ACEBA exige estós comportamientos intimidatorios hacia los ciudadanos, y una nula capacidad de respuesta constructiva que ataje los males estructurales de la industria en la comarca.

 

Amado González, de UGT, asegura que preveía malas noticias del paro porque el resto de indicadores y el propio acontecer diario de las empresas no presagiaban lo contrario. «La clave está en lo que pase durante los próximos meses; vienen semanas cruciales para despejar la incertidumbre en la que estamos sumidos. Entre tanto, hay que pedir a las diferentes administraciones que apuren las inversiones públicas en curso, y a la opinión pública en general, menos beligerancia con proyectos de inversión y actividades productivas que generan riqueza en la comarca, caso de la ampliación del Puerto, la central de ciclo combinado de ESBI o las baterías de coque», declaró González.

 

CC.OO se conforma con el papel de fedatario de una situación, propuestas ninguna, el ACEBA, les ata de pies y manos; de Pacios no esperamos nada mejor.

 

El secretario comarcal de CC OO, José María Borge, opina con rotundidad: «Los datos del paro en la comarca avilesina son malos, y lo peor es que esto es sólo el principio». A la pregunta de si tan mal pinta, Borge responde que «el desempleo irá a más, porque la crisis ha entrado de lleno en los sectores industrial y de servicios».

 

Y USO, más de lo mismo, levanta acta notarial y nos recuerda la vuelta a casa por navidad.

 

Israel Castro, máximo responsable comarcal de USO, critica a «las empresas y empresarios de la comarca que hicieron mucho dinero estos últimos años y ahora que llegan las vacas flacas se desentienden de los trabajadores», y se pone en lo peor, habida cuenta, según dice, de que «falta por repercutir en las listas del paro el efecto de los trabajadores eventuales de la industria a los que no se renovará contrato y los de la construcción a los que se suele mandar para casa en Navidad».

 

La crisis que no existía, destruye en la comarca de Avilés, en 30 días, la mejora que tuvo el empleo en el último año y medio.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *