Mientras fallece un trabajador de 20 años en accidente laboral en Salas. En Gijón los expertos, reunidos por el Foro de Formación y Estudios del Poder Judicial, quieren “socializar” las culpas

Un trabajador de 20 años que responde a las iniciales D.G.R. y que sufrió una parada tras electrocutarse cuando trabajaba en una torre de baja tensión en Bodenaya ha fallecido. Los últimos datos aportados por CC.OO, reflejan que la siniestralidad laboral aumentó en Asturias en los ocho primeros meses del año. Asturias contabilizó hasta agosto 31 trabajadores fallecidos en el tajo, 12 fallecimientos más que en el mismo periodo de 2007

 

 

De espaldas a la realidad cotidiana, Paz Fernández Felgueroso, Gabriela Bravo y María José Ramos, durante la inauguración del foro

 

 

Gabriela Bravo, vocal y portavoz del CGPJ, de frente

 

 

 

El Centro de Coordinación de Emergencias del 112-Asturias recibió la alerta por parte de un compañero del trabajador a las 14.36 horas. En la llamada señalaba que el joven se había quedado colgando por el cinturón, a unos dos metros del suelo, tras sufrir una descarga en la torre de baja tensión en la que estaban trabajando.

 

El equipo de atención primaria desplazado en la ambulancia y el Grupo de Rescate en el Helicóptero confirman poco después el fallecimiento del trabajador. El 112-Asturias también alertó a la Guardia Civil de lo sucedido.

 

Hasta aquí la realidad, lo que sigue, es la crónica del fracaso de una política de prevención de Riesgos Laborales, que se conforma con articular textos legales y crear figuras inoperantes como la de los fiscales, y no dotar de medios humanos y materiales ni a la Inspección de Trabajo ni a los propios organismos que ellos mismos crean, como el Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales; sólo queda contabilizar muertos, heridos y lisiados de por vida, que además no reciben ni una puñetera medalla.

 

Lean la aberración del resumen de las jornadas «Curso sobre siniestralidad laboral» que organiza en Gijón el Foro de Formación y Estudios del Poder Judicial. Tantos expertos que nos cuestan tantísimo dinero, comiendo de gorra y durmiendo a pata suelta, vienen a Gijón a soltar tamañas estupideces.

 

«Los expertos abogan por multar al personal que incumpla normas de seguridad laboral»:

 

Víctor Cid Canga, jefe de Recursos Humanos del Grupo Eulen. Canga sostiene que la siniestralidad sólo se combate con «la implicación de todas las partes que forman una empresa; es lo fundamental». Por ello Cid Canga aboga por la promulgación de una legislación similar a la que existe en otros países del entorno: «hay que ver al trabajador como sujeto con responsabilidad pasiva; él mismo tiene que ser responsable de su seguridad». Y no dudó en proponer la aplicación de «sanciones para aquellos que no cumplan con las medidas de seguridad».

 

 

Víctor Cid Canga, jefe de Recursos Humanos del Grupo Eulen

 

 

¿Hablará el señor Canga de un Carnet por puntos?. Por supuesto que los trabajadores deben ser responsables de su seguridad, pero, es ésa la causa real del galopante número de fallecimientos en accidentes laborales, como el ocurrido hoy mismo en Salas a un joven de 20 años; se estarán produciendo suicidios colectivos, o es que los trabajadores se han vuelto locos de repente para joder las estadísticas, a costa de su propia vida.

 

Según datos de CC.OO, en Asturias en los nueve primeros meses del año 2008, salvo el mes de enero, en que descendieron un 33,3%, el número de víctimas mortales en el puesto de trabajo ha aumentado durante todos los meses del presente año: 75% en febrero, 100% en marzo, 120% en abril, 33,3% en mayo, 50% en junio, 61,5% en julio, 53,3% en agosto y 43,8% en septiembre.

 

En el cómputo global de la siniestralidad laboral (suma de accidentes leves, graves y mortales), Asturias tubo un incremento del 8,3%, cuando en España se producía un descenso del -12,69%.

 

Nos recuerda CC.OO, que “en la actualidad tenemos más y mejores instrumentos y mecanismos legales que nunca para combatir la siniestralidad laboral, con lo cual lo que está fallando de manera estrepitosa es la prevención y la vigilancia”.

 

Continua el estudio de CC.OO, “el Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales tiene que ser mucho más diligente en la aplicación de las medidas contempladas en el plan de actuación para el año 2008, donde se contemplan las medidas urgentes dirigidas a paliar esta situación, así como todas aquellas que puedan atajar la sangría de la siniestralidad”.

 

Por su parte, “los empresarios han de plasmar con hechos, en la actuación diaria, su compromiso tantas veces reiterado de garantizar la seguridad y salud de sus trabajadores”. Finalmente, “los trabajadores tienen que ser plenamente conscientes de lo mucho que se juegan y exigir condiciones laborales seguras para el desempeño de su labor”.

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *