Podemos, la unión de la izquierda y más allá

El eje Izquierda/derecha es una treta para embaucar a los ciudadanos

Es innegable que en el Estado Español, estamos viviendo tiempos convulsos pero también muy esperanzadores: por fin, las “nuevas formas de hacer política” se están concretando  en una realidad: la aparición y consolidación de Podemos, una organización sociopolítica que emerge con el eco de la pregunta del 15-M: ¿Quién dijo que la política pertenece solo a los políticos profesionales, que fían su futuro y modus vivendi a lo que les proporcione su cargo? Porque ciertamente esta fue la cuestión fundamental que planeó constantemente sobre las multitudes que rebosaron plazas y calles de todo el Estado a partir de aquel histórico quince de mayo de 2011. Había ya  en la indignada mente de los manifestantes la constatación que la casta política solo atendía los intereses de los grandes oligopolios financieros y empresariales, que la socialdemocracia, en el aspecto económico, también había abrazado las políticas neoliberales, las cuales otorgan todo el poder para los de arriba. Por eso en el 15-M nos desgañitábamos coreando:”PP y PSOE la misma m… es”.

         Hoy, ya son más de quinientos los Círculos (asambleas) de Podemos repartidos por otras tantas localidades del Estado, que engloban a miles de compañeros agrupados en comisiones de trabajo para ir conociendo y marcando —si se me permite el símil futbolístico– a las múltiples instituciones políticas, desde las concejalías y entidades públicas hasta la cúspide del poder estatal, pasando por los Gobiernos Autonómicos. Es ésta, sin duda, la mejor universidad para los ciudadanos que quieran responder a la pregunta que lanzó el 15-M y que recogíamos al inicio de estas líneas. Porque si la fuerza de ese movimiento residía en identificar certéramente al Sistema para después llevar a cabo un proceso deconstituyente del mismo, la de los Círculos de Podemos reside en formar infinidad de equipos que, paralelamente a las luchas en las calles y plazas junto al resto de ciudadanos para avanzar en dicho proceso, vayamos construyendo una alternativa profundamente horizontal y democrática para gobernar este país desde el altruismo que se espera de cualquier cargo público con auténtica vocación de servicio.

         Sobre esta construcción de la alternativa para alcanzar mayorías para gobernar,  una de las preguntas que más me llega de mi entorno es la que se refiere a la unión de las izquierdas. Desde mi punto de vista, apostar tan solo por esa unión conlleva un olvido de la realidad en la que nos encontramos. El diseño de las políticas neoliberales está ya en la fase de consolidar la neoesclavitud para un enorme estrato de la sociedad, que consiste en mantener a millones de ciudadanos en paro o con salarios miserables con los que ni siquiera podrán abandonar el pozo de la pobreza. Se trata de un diseño evidentemente criminal, pero como todo diseño es una acción consciente y premeditada, y la crisis no es más que un pretexto para intentar justificarla.  Para revertir esta realidad, es obvio que no es suficiente la unión de las izquierdas, que el eje Izquierda/Derecha no es el más útil. Y aquí vuelve de nuevo el 15-M y nos dice: el eje más útil es “los de arriba (el 1%) versus los de abajo (el 99%), como también clamaban en septiembre de 2011 nuestros compañeros de la Asamblea Occupy Wall Street de Nueva York, siguiendo nuestros pasos.

El eje Izquierda/derecha es, en estos momentos de emergencia, una treta solo válida para el PSOE con la cual embaucar a los ciudadanos. Los que tenemos los pies en el suelo y somos conscientes del momento de emergencia en que nos encontramos, los que realmente queremos escapar de esta dictadura de guante blanco, los que ansiamos, en fin,  una revolución pacífica, tenemos que entender que para ello son precisos muchos millones de conciudadanos y conciudadanas apoyando, lo cual evidentemente requiere trascender la dicotomía izquierda/derecha. Una vez restituida una democracia digna de tal nombre, y no esto que “lo llaman democracia y no lo es”, como también coreábamos en el 15-M, tendrá sentido, claro que sí, hablar de izquierdas y derechas.

—–

Pepe Fuertes, activista social, fue miembro del Grupo de Campaña Electoral de Podemos-Gijón para las elecciones al Parlamento Europeo y actualmente integra las Comisiones de Extensión y Sanidad-Bienestar Social en dicha organización

    Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *