«Luchamos contra el sionismo, no contra los judíos». Entrevista a Taysir Qubaa, vicepresidente del Consejo Nacional Palestino, miembro del Frente Popular

Rebelión

La cuestión palestina atraviesa por momentos difíciles en un contexto internacional donde los medios de comunicación resaltan cada vez más lo anecdótico, lo coyuntural, lo puntual, mezclando causas y consecuencias, información y propaganda; esto hace que se pierda la perspectiva histórica del problema y nos impiden entender las causas y los porqués de este conflicto que se prolonga por más de 50 años. Esta extensa entrevista con Taysir Qubaa, vicepresidente del Consejo Nacional Palestino, máxima instancia legislativa de la OLP (tanto en el interior de los territorios ocupados como del exilio) donde se integran todas las fuerzas políticas, nos ayuda a repasar los orígenes del conflicto y la situación actual.

Tras 50 años de enfrentamiento, ¿qué es lo que consideraría el núcleo, la raíz de lo que se denomina conflicto palestinoisraelí?

Taysir Qubaa: Nuestro problema, nuestra causa, no es contra los judíos. Nuestro enemigo principal es el movimiento sionista. Además, no estamos hablando de un problema que afecte sólo a Palestina. El movimiento sionista es un movimiento internacional apoyado fuertemente por le imperialismo. Este movimiento nació al mismo tiempo que el capitalismo se convirtió en imperialismo.

De hecho, el sionismo surgió para poner en marcha los planes del imperialismo, se trataba de crear una punta de lanza, una especie de policía del imperio en la zona. A través de este instrumento el imperialismo se proponía varios objetivos, en primer lugar, impedir la unidad natural del pueblo árabe; con los sionistas en la zona se creaba un obstáculo al desarrollo natural unificado de los países árabes y se facilitaba el control y el suministro de riquezas y recursos del área, especialmente el petróleo. En segundo lugar, la posición geoestratégica de Palestina que es un punto de cruce entre Asia, Europa y África, tenía que estar bajo control. En definitiva, el sionismo es la base del imperialismo en la región. Por otro lado, se trata de un movimiento racista, colonialista, expansionista y exclusivista. Nosotros consideramos que existen judíos honestos, antiimperialistas, progresistas, incluso más allá que muchos dirigentes árabes. Lo que a nosotros nos importa, no es por tanto, la cuestión religiosa, si se trata de musulmanes, cristianos o judíos, lo que a nosotros nos importa es la actitud.

Gracias al atraso, la división y un montón de razones más, el imperialismo ha podido poner pie en la región. Como sabéis, en el 67 ocuparon el resto de Palestina, nosotros como palestinos, en principio depositamos nuestra confianza en las NNUU, en el Derecho al Retorno, en la resolución 194 (Sobre el status de Jerusalén y el derecho al retorno del pueblo palestino, 11/12/1948), inocentemente creíamos que las NNUU podrían poner en marcha la ejecución de sus resoluciones; no sabíamos a ciencia cierta que las NNUU son un departamento más de la administración norteamericana en su área de exteriores. Tampoco sabíamos a ciencia cierta, como sabemos ahora, que la UE, a pesar de su potencial, depende de Estados Unidos. Incluso aquellos gobiernos europeos que simpatizan con nosotros nos susurran al oído, no se atreven a decirlo en voz alta, que no pueden adoptar actitudes discrepantes con EEUU.

Poco antes de la invasión de Irak estuve en México en una rueda de prensa y me preguntaron sobre los Derechos Humanos (DDHH) en Irak, me decía la periodista que la humanidad tenía la obligación de salvaguardar los DDHH en Irak. Yo respondí que en nombre del pueblo palestino invitaba al sr. Bush a que invadiera con su ejército Palestina ocupada para defender al pueblo palestino de la ocupación Israelí; que nosotros los palestinos les daríamos la bienvenida a las fuerza americanas para que nos liberaran de los israelíes. Ahora, se están derramando lágrimas por lo de Darfur en Sudan, sobre Afganistán, por aquí, por allá, y sin embargo nosotros estamos pidiendo a gritos la intervención internacional en Palestina, incluso aunque fuera americana, que venga una fuerza internacional para proteger a nuestro pueblo. En nuestra tierra es donde se está dando un verdadero genocidio respecto de los hombres, la tierra, la naturaleza, nuestras casas… Tal parece que no nos consideran una especie humana.

Una de las mujeres de Jenin, al concluir la matanza de Jenin, decía que ella no quería llamar a las NNUU sino a las Organizaciones no Gubernamentales que defienden a los animales, quería que estas organizaciones fueran a contemplar nuestra situación para ver si ellos podían defendernos mejor que las NNUU. ¿Cómo es posible que Israel, que posee el mejor ejército del mundo, el mejor armado, con todo el apoyo incondicional del unicornio americano no sea condenado? Cuando hay cualquier intento de condena a Israel, EEUU hace uso de su derecho a veto. Israel ha hecho caso omiso a todas y cada una de las resoluciones de NNUU que se cuentan por centenares y sin embargo la Comunidad Internacional no interviene para obligarle a cumplir las resoluciones.

Nuestra reivindicación es sencilla. Irael ocupó el 78% de Palestina, queda el 22%, que son Cisjordania, Gaza y Jerusalén. La OLP de facto cedió el 78%, incluso reconoció a Israel, bien, pues que el 22% sea para Palestina. Ahora los Israelíes quieren el 38% del 22%. Nuestro pueblo tampoco puede aceptar esto, no podrá nunca aceptar que no haya un estado Palestino independiente y soberano en Cisjordania, Gaza y Jerusalén.

Es verdad que estamos cercados, bloqueados, sin embargo, el primer bloqueo no lo ejerce Israel sino los países árabes. Las naciones árabes que nos rodean son Estados dependientes, reciben las instrucciones y las ejecutan a rajatabla. Pero, desde mi punto de vista, esta es una situación coyuntural. Los pueblos árabes son pueblos que tienen conciencia, esta situación no puede mantenerse eternamente. El mundo evoluciona. Por ejemplo, Israel dependía fundamentalmente de su superioridad en la aviación, podía resolver una batalla en cuestión de horas, días como mucho. Sin embargo, la guerra contra Hezbolá ha demostrado que la aviación no sirve de mucho. Incluso, después de mandar a la aviación, es necesario mandar al ejército y el ejército israelí tampoco ha resultado ser muy eficaz. Ahora se presenta una nueva situación en esta guerra, un nuevo tipo de guerrillero y también la guerra de los misiles: yo estoy aquí y puedo bombardear Telaviv. Esto ha resultado ser muy eficaz. Todo el poderío militar israelí durante más de 33 días no pudo derrotar a Hezbolá y eso ha sido una lección para nosotros. Es verdad que en Gaza han desarrollado un tipo de misiles que son primitivos, tienen un alcance de apenas 10 o 15 Kms., tienen una capacidad destructiva muy limitada, sin embargo, nuestra guerra es larga y estamos creando la base científica para enfrentarla, evidentemente no vamos a hacer la bomba atómica pero vamos a inventar armas que puedan defendernos.

Lo que quería decirte es que Israel no quiere la paz. Nosotros hemos hecho concesiones interminables. Yo viví en el interior [de Israel], solo llevo 5 años aquí en Jordania, he visto a la sociedad israelí y a sus responsables y se que el objetivo de Israel es convertirnos en una minoría, en una minoría insignificante, con cierta autonomía claro, pero muy limitada y con el control absoluto de nuestros recursos. Dos son las condiciones que plantea Israel, la primera de ellas asegurar su seguridad. En este sentido quiere que la Autoridad Palestina seamos una especie de centinelas con apenas salario, incluso convertirnos en intermediarios para sus productos y avances tecnológicos. Quiere apoderarse de nuestros recursos a través nuestro. Esto es imposible.

Lógicamente los EEUU intervienen en todo momento, están empantanados en Irak, han fracasado en el Líbano, en Gaza tampoco encuentran solución, es decir, están en franco retroceso. Israel ha intentado alcanzar algún acuerdo de maquillaje, como por ejemplo en Anápolis, pero desde el principio estos acuerdos estaban muy lejos de querer cumplirlos; ya antes de ir a Anápolis donde uno de los temas principales era congelar los asentamientos, el gobierno de Israel estaba dando órdenes para construir más. Venían a imponer hechos consumados como fuera. Hace dos días la administración norteamericana nos comentó a la delegación palestina que lo sentían mucho pero que no iba a haber un Estado palestino antes de finales de año tal y como prometió Bush. Dijo que en estos momentos, el problema palestino no estaba entre sus prioridades, que las prioridades eran Irak y Afganistán, y que tedríamos que esperar a la próxima administración [risas]. Esta es la misma canción que cantaron Bush padre, Clinton y Bush hijo. Ni los americanos ni los Israelíes quieren la paz.

Estuve hace poco en un congreso europeo, en el Parlamento Europeo, estaba presente Israel y tuvimos un largo diálogo. Les hice la propuesta de acabar con el conflicto en nombre de nuestros hijos, de los hijos de ambos pueblos, les dije que podían ser fuertes pero que esa situación no duraría eternamente y que por el bien y el futuro de nuestros hijos debíamos arreglar los conflictos cívicamente. La propuesta que les hacía era crear un Estado realmente democrático, un único Estado, donde no hubiera diferencias resultado de la religión, el color y demás. La única condición debía ser la igualdad de todos los ciudadanos del territorio, iguales en deberes y obligaciones. La Delegación israelí se retiró de inmediato. Como estábamos en Bélgica yo les proponía que era un país a tomar de ejemplo, que allí había flamencos, balones, alemanes… por qué -les planteé-, tiene que ser el vuestro un estado puro judío, de religión judía. Quiero decir con esto que estamos enfrentados a un enemigo de características especiales.

Pero con franqueza, también tenemos otro enemigo y son las divisiones interpalestinas que Israel y algunos otros Estados árabes han favorecido fomentando un movimiento religioso, fundamentalista; le armaron con dinero y publicidad hasta el punto en que han podido alcanzar el poder por la vía electoral y luego dar un golpe de estado en Gaza. Esto ha debilitado mucho a los palestinos. Somos perfectamente conscientes de estos peligros e intentamos a todas horas que se reduzcan. Estamos intentando reunificar el mando palestino en el marco de la OLP, no es nada sencillo porque todo el mundo interviene, los americanos, los europeos. Sin embargo, en nuestras últimas reuniones hemos analizado este problema de la unidad de forma muy seria y responsable. Creo que estamos en el camino de superar esta crisis.

La actual dirección política palestina tiene poca credibilidad para poder hacer nada, no existe sintonía entre dicha dirección y el sentir general del pueblo, pero las nuevas generaciones gozan de buena salud y pueden brotar nuevos líderes revolucionarios. Todos los líderes palestinos son conscientes de que no se puede ceder en nada que sean derechos de los palestinos. No creo que vayamos a triunfar a corto plazo pero para alcanzar el objetivo tenemos que enderezar nuestro proceso. Tenemos muchos problemas porque somos un pueblo dispersado, no estamos bajo el mismo régimen, estamos sometidos a distintas culturas y sensibilidades (Siria, Líbano, Jordania, el mundo, España). ¿Cómo unificar todas estas sensibilidades? Y sobre todo sabiendo que Israel no es el único enemigo que tenemos. Los regímenes oficiales árabes no nos dan la bienvenida, en esta etapa no hay nada tangible, digan lo que digan los Medios de Comunicación. Nosotros hemos perdido un gran amigo al ser nombrado el Sr. Moratinos Ministro de Asuntos Exteriores, se trataba de uno de los políticos que había comprendido mejor las raíces del problema. Sabemos cual es su actitud personal, en los foros que interviene, y sabemos que hay muchas Ongs y personas que nos apoyan y hay que agradecerles su ayuda.

A. D. ¿Nos gustaría saber cómo se vive hoy en los territorios ocupados? Dado el deterioro extremo de las condiciones de vida de los palestinos ¿cómo combina la autoridad palestina la atención a las necesidades básicas con la estrategia política?

T. Q. Tenemos enormes dificultades en esta materia. La única ayuda que se nos ofrece son los salarios de los funcionarios. En Palestina jamás ha habido hambruna porque el pueblo palestino es un pueblo agrícola, cultivaba, tenía industria artesanal básica; sin embargo, cuando llega la política de ocupación israelí, se construyen 658 chek point. Esto significa que a veces pasas cuatro horas, ocho horas, retenido sin poder ir a tu tierra para cultivarla. Además está la construcción del muro, la destrucción de árboles… se trata de una situación límite, extrema, desde el punto de vista económico, y si no fuera por los salarios mínimos que recibe la gente moriría, literalmente moriría. Por otro lado, los salarios no son fijos. El año pasado estuvimos un año entero sin recibir salarios, este mes, por ejemplo, no hemos recibido salarios, el ministro de finanzas está diciendo que quiere un préstamo del banco oficial para poder satisfacer las necesidades básicas. Hay un retroceso franco y acelerado.

Toda mi familia que es campesina viven juntos, en la misma casa, cuando la reocupación de Cisjordania mi casa fue arrasada. Ahora, en estos momentos, ha sido arrasada por tercera vez. Los israelíes llamaron por teléfono a mi casa, ellos saben perfectamente que no estoy allí ahora, saben donde estoy, preguntaron por mi y contestó mi sobrino, les dijo que yo no estaba pero no les importó, al día siguiente se presentaron con las excavadoras y arrasaron siete casas, incluida la mía, también acabaron con la finca que tengo con árboles. Toda mi familia come de esa tierra. Le dije a mi familia que no vuelvan a construir la casa, que instalen tiendas de campaña pero que no dejen de cultivar la tierra.

Esto es solo un ejemplo, personal, directo, pero es extensible, generalizable. Es una situación realmente muy difícil. Además hay que añadir la situación sanitaria, educativa, anímica…. que afecta a toda la sociedad palestina. El gobierno procura hacer lo que puede, lo que está dentro de sus posibilidades.

A.D. ¿Consideras que las causas del ascenso de los grupos religiosos está relacionado con el deterioro de la situación económica y con las condiciones de vida o también existe alguna responsabilidad por parte de los partidos laicos y la Autoridad Palestina?

T. Q. Hay otros factores evidentemente, no es solo la situación económica. Hay que reconocer que el hacer político de la dirección palestina no ha sido el más adecuado, ha habido corrupción. El pueblo palestino es un pueblo muy cultivado y concienciado, y ante esa situación la gente quiso dar una lección. Hay pues otros factores. Pero uno de los más importantes es el fracaso del proceso de paz ya que diez años de negociaciones no han dado resultados. Los fracasos de las negociaciones han desembocado en la pérdida de la confianza en el gobierno y una forma de protesta ha sido votar a los islamistas.

A.D. Pero en todo el mundo árabe se ha producido ese mismo fenómeno, ese ascenso del islamismo como opción no solo política sino de vida.

T.Q. Sin duda, esto obedece al fracaso crónico o histórico de las alternativas, ya sean panarabistas, ya sean de izquierdas, o de los gobiernos oficiales. La reacción ha sido refugiarse en las ideas mesiánicas y religiosas.

Creo que la izquierda ha de autocriticarse de forma dura, sincera, responsable y profunda; lo que no se puede admitir es que cuando llovía en Moscú levantáramos los paraguas aquí; no tiene sentido que lleváramos la foto de Lenin a las mezquitas y las iglesias, que nos ocupáramos más de decir que dios no existía que de otras cosas. El problema del panarabismo es que alzó unos eslóganes mucho mayores de lo que realmente podía realizar: la libertad, la unidad, el socialismo… y también alcanzó el poder en varios países árabes y luego desde el poder actuaron en contra de sus eslóganes, contra la libertad, contra la unidad, contra el socialismo. La naturaleza odia el vacío, si no lo rellenas alguien lo hará, en este caso lo llenó el movimiento islámico con su discurso mesiánico y sin programa de futuro. De lo que estoy seguro es de que el movimiento fundamentalita no será capaz de satisfacer las expectativas de las sociedad, de que su avance es momentáneo y reversible. Las fuerzas democráticas de izquierda tienen la oportunidad, si lo hacen bien, de desplazar dicho movimiento con un programa realista y realizable, a favor del pueblo. Son las únicas capaces de retomar las riendas de la situación.

A.D. Cuando hablas de las fuerzas panarabistas y de un proyecto realista, quieres decir que se está dialogando seriamente en ese sentido, se está trabajando en ello?

Estamos haciendo esfuerzos, esfuerzos diplomáticos serios.

A.D. Al inicio de tu exposición hablabas del imperialismo, de la conexión entre el sionismo y el imperialismo ¿Qué relación crees que hay entre el imperialismo y los movimientos islamistas?

T.Q. Bueno, no es descartable. Hay que observar cuanto trabaja EEUU contra Hamás y sin embargo, bajo cuerda, están negociando, sabemos que hay negociaciones ininterrumpidas.

La globalización influye en todos los sentidos. El proceso antiglobalización en el mundo árabe aún no está encarrilado dentro del movimiento antiglobalización global pero no cabe duda de que nos afecta ese proceso globalizador. Quizá por la revolución en las comunicaciones el mundo árabe se ha convertido no ya en una aldea sino en un edificio hasta tal punto que casi creo que deberíamos elegir al presidente de los EEUU tanto como los americanos ya que nos afecta a todos, controla la economía mundial.

A.D. Quisiera que nos hablaras de las nuevas generaciones de militantes árabes. Hace unos días nos comentaban los compañeros del problema de la dispersión del pueblo palestino en los distintos países árabes y cómo afectaba esto a la militancia y a la causa palestina. ¿Hay alguna estrategia por parte de la autoridad enfocada, dirigida a trabajar, con estas nuevas generaciones en una línea unificada de lucha?

T.Q. Lo cierto es que mi generación imponía unas medidas muy duras en la selección de la militancia, éramos muy disciplinados, trabajábamos pensando en cómo nuestra generación debía formar a la generación siguiente buscando siempre la continuidad, con pocas concesiones, que no hubiera discrepancias. Hemos logrado hasta cierto punto esta conexión pero no hemos tenido, con franqueza, todo el éxito deseado, hay lagunas, pero sí hay una línea de continuidad.

Los que sí han tenido éxito en esta materia, en la formación de las nuevas generaciones, por lo menos desde el punto de vista sociológico, han sido los chinos que han sabido crear esta línea de continuidad intergeneracional, también en cierto sentido los rusos. Fijate ahora la dirigencia rusa no sobrepasa los 40 años. Te aseguro que en el caso de los palestinos tenemos una cantidad ingente de gente joven. Ningún partido palestino intenta imponer una línea que no enlace con las nuevas generaciones. Los cuadros de las zonas son los que más controlan las situaciones, los que tienen más independencia, quizá debido a que la ocupación está siendo menos eficaz. Por ejemplo, nuestro portavoz en Gaza es un chico bastante joven, siendo compañero nuestro yo era la primera vez que lo veía en televisión hace unos días, tiene unos 35 ó 37 años, es un choco brillantísimo, habla muy bien. Tenemos una gran confianza depositada en estas generaciones.

A.D. Por mi trabajo en la universidad estoy viendo con mucha preocupación cómo en los últimos años avanza el sionismo en los ámbitos intelectuales, culturales y de sensibilización. Es cómo si los israelíes tuvieran una estrategia muy clara, un único objetivo, unas líneas unificadas de actuación en todos los frentes, especialmente en el ideológico, en el ámbito cultural e informativo. Desde su punto de vista, ¿cree que esta estrategia de los israelíes está afectando, haciendo retroceder los apoyos que tradicionalmente ha tenido la causa palestina? ¿Considera que han avanzado en un terreno que antes era de los palestinos?

T.Q. Hay que reconocer que nosotros no hemos alcanzado el nivel de precisión, de movilización, que ha alcanzado el sionismo, tanto con sus militantes como con sus simpatizantes. Hay que tener en cuenta que somos un movimiento de liberación que está siendo combatido a nivel mundial con fuerzas poderosísimas en contra nuestra. Sobre todo el mundo árabe. De hecho, es un milagro que sobrevivamos. Fuimos sometidos a guerras de genocidio real, como el septiembre negro en Jordania en los años 70, luego en el Líbano; han sido guerras de exterminio en las que han caído centenares de miles de mártires palestinos. Lo que puedo decirte con toda humildad es que este es un pueblo grande. Siempre me sorprende cuando vamos a dar el pésame a la familia que ha perdido algún hijo y la madre nos recibe con cánticos; y nos dice: mira, tengo seis más, elige a quien quieres que sustituya a su hermano. Esto no es algo extraordinario, único, y sin embargo es la regla en el caso palestino.

Lo quiero decirte con esto es que nuestra causa, la defensa de nuestros derechos, ha calado tan hondo en la conciencia del pueblo que no puede ser erradicado. Esta forma de sentir es unánime en todo el pueblo palestino, independientemente de su edad o su sexo, desde el niño hasta el anciano, los sentimientos son parecidos.

Hace poco estuve visitando a la comunidad palestina de Chile. Fui invitado por una pareja a su casa. Ellos tienen un niño de cuatro o cinco años. Le pregunté al niño si era chileno y él se enfadó muchísimo, me dio una torta y me gritaba, no, no, soy palestino. Vayas donde vayas encuentras estas reacciones.

A.D. Sí, pero parece que la ofensiva mediática cada vez es mayor. A medida que ha ido desapareciendo las interrelaciones más directas y personales entre los pueblos, los intercambios entre militantes de distintos países, la influencia de los medios parece mayor, no teme que esto afecte a ese sentimiento.

T.Q. No se si ves Aljazzira. Hay un programa diario que se llama Para que no olvidemos. Estos programas hablan sobre las vivencias palestinas actuales, sobre la historia, sobre los 60 años del Nakba, sobre el origen y sobre el desarrollo de la causa palestina. No tenemos medios pero tenemos muchas ideas, tenemos un nivel cultural muy alto y podemos hacer cine, música -tenemos grupos folklóricos importantes, podemos hacer muchas cosas. Ayer murió Mamud Darwish uno de nuestros grandes poetas. Es cierto que estamos cercados y eso limita nuestras posibilidades.

A.D. A pesar de todo, ese bloqueo, esa falta de medios es una constante y sin embargo nunca antes el movimiento palestino había dado tanto la sensación de estar tan a la defensiva.

T.Q. A partir de los acuerdos de Oslo la causa palestina empezó a perder a pasos agigantados, empezamos a perder incluso a amigos tradicionales. Hasta tal punto fue el retroceso que los EEUU pudieron intervenir decidiendo quien podía ser miembro o no de nuestros organismos. Tú misma puedes ver que hasta deciden quien de los compañeros puede tener o no visado Schengen para entrar en Europa, nos resulta casi imposible; sin embargo, nuestra tierra está abierta a todos los miembros de la CIA.

A.D. ¿Cómo valora los movimientos y los cambios que se están produciendo en América Latina?. Los palestinos tradicionalmente han tenido muy buenas relaciones con Cuba y con los movimientos de liberación latinoamericanos. En estos momentos en qué forma puede influir lo que está pasando allí a la causa palestina?

T.Q. Nosotros nos sentimos muy motivados y contentos con los cambios que se están produciendo ahora en América Latina, con ese giro a la izquierda en muchos países latinoamericanos. Consideramos que cualquier victoria que se logre contra el imperialismo en cualquier país es una victoria nuestra. Por supuesto, seguimos muy de cerca la situación latinoamericana. Por ejemplo hace unos días trataba de explicar a mis hijos las elecciones, el referéndum, que se iba a celebrar en Bolivia y les decía que había posibilidades de que alcanzaran el 54% y sin embargo ha sido mucho más. Es importante lo que está pasando en Rusia con Georgia, que Rusia y sus seguidores ganen a la línea otanista es importante pero no podemos manifestarlo abiertamente.

Nos sentimos en la misma trinchera de la izquierda, si se triunfa en Bolivia o Ecuador consideramos que es una victoria. Nosotros tuvimos un problema con el nombramiento del embajador palestino en Venezuela. Los estadounidenses no quieren un embajador palestino en Venezuela y el Sr. Abas que parece estar a las órdenes de los americanos no hacía nada; pero nosotros lo hemos peleado y ahora tenemos un embajador palestino en Venezuela. Sobre Cuba, es como nuestra segunda casa, hay dos o tres visitas a Cuba al año y el último dirigente palestino que se ha entrevistado con Fidel Castro he sido yo. Los cubanos son un ejemplo para nosotros. Están en la boca del León, están bloqueados y sin embargo han conseguido grandes cosas a mediante la disciplina, la movilización permanente…. Con los sandinistas también hemos sentido que teníamos una lucha común.

Donde haya un movimiento de liberación auténtico con ellos estaremos nosotros. No creemos que nuestra batalla sea la única.

A.D. ¿Y sobre la izquierda europea?

T.Q. En estos momentos dada la debilidad las fuerzas progresistas europeas tendrían que ser ellas las que buscaran una aproximación, porque es un momento sensible, crítico, tú no puedes exigir, al contrario, tienen que ser ellos los que te abran las puertas. Por ejemplo, muchas veces no podemos cubrir un evento determinado en América Latina o en Europa simplemente por el hecho de que no podemos pagar un billete de avión, eso a parte del visado. Mañana verás a los compañeros de Damasco y te podrán explicar con más detalles las relaciones con Europa.

A.D. Muchas gracias por recibirnos y contestar nuestras preguntas.

T.Q. Gracias a vosotros por darnos la oportunidad de exponeros nuestras opiniones. Un abrazo.

Interpretación y traducción: Majed Mohammed Abdelkader Dibsi

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *