Serafín Abilio, presidente de la Confederación Asturiana de la Construcción, se coloca fuera de la Constitución

Los constructores piden que sólo empresas asturianas realicen las obras del «plan Zapatero». La patronal plantea que no se tenga en cuenta la oferta económica ni la contratación de parados. El Ayuntamiento de Oviedo ha dado un tirón de orejas a la Confederación Asturiana de la Construcción (CAC), la patronal que preside Serafín Abilio Martínez, por «intentar influir en la adjudicación de fondos públicos»

 

 

Qué se esconde detrás de Serafín Abilio

 

El Ayuntamiento de Oviedo consdera  «del todo improcedente» la carta de la (CAC)

 

Así, el Ayuntamiento considera «del todo improcedente» una carta remitida por la Confederación al alcalde, Gabino de Lorenzo, en la que sugieren que no se tenga en cuenta la oferta económica ni la contratación de trabajadores en paro a la hora de licitar las 46 obras locales del fondo estatal de inversión local, el llamado «plan Zapatero». «Llamo tu atención acerca de la importancia que tendría para la economía y el empleo regional el que las obras fueran ejecutadas por empresas asturianas», especifica el escrito, que firma el director general de la CAC, Daniel García-Balbín.

 

Fuentes municipales criticaron ayer esta petición, que «parece justificar el pago de sobrecostes, cuando las obras tienen que costar lo que valen». Las mismas fuentes mostraron su «sorpresa» por «la pretensión de esta organización en tratar de influir en la adjudicación de fondos públicos, cuando saben que las adjudicaciones deben realizarse a las mejores ofertas, independientemente del origen». El Ayuntamiento explica que, máxime al tratarse de fondos públicos, «debe garantizarse la transparencia, licitando en base a criterios objetivos, y eligiendo la mejor oferta para el interés público». Las mismas fuentes municipales resaltaron que «el cien por cien del dinero que recibamos se ejecutará en obras» y que «la adjudicación se hará de la forma más transparente posible para demostrar la capacidad de gestión con transparencia y eficacia».

 

Con todo el desparpajo y saltandose la Ley la Confederación Asturiana de la Construcción (CAC) pretende influir en los «criterios» de las adjudicaciones

 

La CAC envió una carta al Ayuntamiento de Oviedo -la intención, según especifica la misiva, es remitirla a todos los ayuntamientos asturianos- en la que enumera los que a su juicio deben ser los criterios a tener en cuenta a la hora de licitar las obras a cargo del Fondo Estatal de Inversión. «Hemos constatado que algunos ayuntamientos han incluido en sus pliegos dos cuestiones que entendemos contrarias al espíritu del decreto y a los propios intereses de las economías locales y autonómicas», reza la carta. Estos criterios son la valoración de la oferta económica y la contratación de trabajadores parados. Sobre el primer criterio la CAC sostiene que «la altísima valoración de la oferta económica sin duda generará importantes bajas en las ofertas de los licitadores. A este respecto, queremos recordar que el dinero no gastado en la obra, ya en el contrato principal, ya en modificados o liquidación, habrá de ser devuelto al Estado, por lo que las bajas no generarán ningún beneficio a los ayuntamientos ni a la economía regional». En cuanto a los parados, el escrito de la CAC afirma que «lo que ha de valorarse es el número de trabajadores empleados en la obra, provengan de donde provengan».

 

Ya huele el «zapato» del Fiscal Herrero

 

Esperamos la contestación de otros Ayuntamientos a esta «sediciosa» carta de los constructores asturianos presididos por Serafín Abilio, que al no cortarse un pelo, denota que debe ser práctica habitual de su organización empresarial. Este es un asunto para que el fiscal Herrero agite su «zapato», debería actuar de oficio y estudiar si es constitutiva de delito, que lo debe ser, pues le propone  abiertamente al Alcalde de Oviedo, ni más ni menos que transgredir la Ley de Contratos del Estado y las Administraciones Públicas.

 

Seguiremos informando……….

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *