Zapatero el 9 de marzo 2008 prometía el «Pleno Empleo». El empleo entra en barrena 10 meses después

Zapatero 9 de marzo 2008 prometía el «Pleno Empleo». El empleo entra en barrena, se destruyen 620.000 empleos en un año y el paro sube al 14%. Los parados oficiales ascienden a 3.207.900 ciudadanos

 

 

 
 
 
 

El mercado de trabajo ha entrado definitivamente en barrena. O lo que es lo mismo, está en caída libre. Media docena de datos no dejan sombras de dudas sobre la intensidad del ajuste. En 2008, la economía española destruyó 620.100 empleos. Es decir, que España perdió nada menos que un 3% de su fuerza laboral en sólo doce meses, por lo que ha vuelto a situarse de nuevo por debajo de los 20 millones de ocupados. La cifra es verdaderamente relevante, pero no lo es menos el hecho de que las dos terceras partes de esa destrucción neta de puestos de trabajo se haya producido en el último trimestre del año (-489.600 empleos), lo que da idea de la velocidad que ha alcanzado el deterioro de la actividad económica.

 

Como consecuencia de ello, y debido a que la población activa continúa creciendo con fuerza (cerca del 3%), el paro afecta ya a 3,20 millones de personas. Eso quiere decir que en los últimos 12 meses nada menos que 1,28 millones de personas han pasado a engrosar las listas de desempleados, lo que significa un aumento espectacular del paro, que está creciendo un brutal 66,42%. Se trata, con diferencia, del aumento alto alcanzado por la economía española en los últimos 50 años. La tasa de paro se sitúa en estos momentos en el 13,91%, el mayor nivel desde el primer trimestre del año 2000, cuando alcanzó el 14,8%.

 

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al conjunto del año 2008, son una auténtica ducha de realidad para quienes sostienen que las cosas no son tan graves. En estos momentos, nada menos que 827.000 hogares tienen a todos sus miembros en paro, lo que representa un increíble aumento del 87% respecto al año anterior. Casi la mitad de ellos, han accedido a esa situación en el último trimestre del año pasado, lo que refleja nítidamente hasta qué punto la economía se encuentra ahora en un pozo de gran profundidad.

 

En Asturias, con 49.000 parados, el paro aumentó en 10.200 personas en 2008, un 10 %

 

Sólo hay que tener en cuenta que en dos comunidades autónomas: Andalucía y Canarias, el paro afecta ya a más del 20% de la población activa, mientras que Extremadura roza ya el 18%. Sólo siete regiones tienen un desempleo inferior al 10%. Es decir, que se está ante un empeoramiento general del mercado de trabajo que ya no está solo vinculado a la evolución del sector de la construcción, sino que afecta a toda la economía general.  La ocupación en la industria está cayendo a ritmos del 5%, mientras que en los servicios decrece un 0,87%. La construcción, lógicamente, continúa siendo el sector que más empleo pierde (-9%).

 

La pérdida de empleo no es homogénea por sexos. Hay sensible diferencias, como lo pone de manifiesto el hecho de que en el último trimestre la ocupación desciende entre las mujeres en 71.300 personas, mientras que entre los varones ese retroceso alcanza los 418.300 puestos de trabajo perdidos. En los últimos 12 meses, la ocupación todavía crece en las mujeres (36.400 ocupadas más) pero es que en el caso de los varones baja en 656.500 ocupados menos. Una cifra verdaderamente singular que pone de relieve que la crisis se está cebando en los sectores con mayor ocupación masculina (industria y construcción).

 

A destacar también el hecho de que el número de ocupados españoles desciende en 428.200 en los últimos tres meses, mientras que el de ocupados extranjeros lo hace en 61.400. En el cuarto trimestre de 2008, el 14,54% del total de ocupados es ya de nacionalidad extranjera.

 

Sólo se observan incrementos de ocupación de pequeña cuantía en los grupos de edad de 50 y más años. En el resto de grupos de edad hasta 49 años el número de ocupados desciende, siendo especialmente acusada la caída entre quienes tienen entre 20-24 años, con 151.600 ocupados menos respecto del trimestre anterior. Es decir, que se está ante una crisis que está afectando fundamentalmente a hombres jóvenes,  asalariados y con contrato fijo, como se observa al comprobar que la tasa de temporalidad ha caído hasta el 28%, casi dos puntos menos que en el trimestre precedente.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *